Ir al contenido principal

Diccionario de espionaje, de Domenec Pastor Petit (primera parte)

A

ABC. Organismo clandestino y subversivo creado a finales de 1931 en Cuba. En sus comienzos contaba con algunos millares de adeptos y al advenimiento de Fidel Castro llegó a contar con casi tres millones.

ABC. Expresión con la que se designan las tres armas de la guerra futura: energía nuclear, química y bacteriológica. El espionaje militar fija en ellas, preferentemente, su interés y su esfuerzo secreto.

ABWEHR. Significa defensa en lengua alemana. Comenzó a actuar a partir del 21 de enero de 1921, fecha en que fue creado el ejército alemán de los Cien mil hombres, según se autorizaba a este país por el Tratado de Versalles. Berlín instituyó una Abwehr Section en el Ministerio de Defensa. Esta primitiva Abwehr actuaba a las órdenes del coronel Gempp. De 1921 a 1932 tuvo una existencia bastante discreta, hasta que a comienzos de 1933, con la subida de Hitler al poder, fue, de repente, robustecida en forma inaudita; y quedó dividida en tres secciones: 1a , Servicio Secreto; 2a, Sabotajes y misiones especiales; y 3a, Seguridad, espionaje y contraespionaje. Como complemento a las tres secciones funcionaba una oficina central y una extranjera. La época de mayor eficacia de la Abwehr va de los años 1935 a 1943, en que estuvo dirigida por Wilhelm Canaris.
Al parecer, la Abwehr contaba en 1939 con un número de agentes y empleados que giraba en torno a los 18.000. Su cuartel general se hallaba en el número 74 de la calle Tirpitz Ufer, en Berlín. En Hamburgo tenía la Abwehr un centro para la preparación profesional.
En Berlín-Tiegel había un laboratorio donde eran preparados los explosivos, documentos, objetos, venenos, etc., que necesitaban los agentes.
La Abwehr colaboró estrechamente con el espionaje italiano y japonés. Sus agentes se infiltraron en todo el mundo, excepción hecha de la Unión soviética, y los informes obtenidos fueron precisos, lo que al iniciarse las hostilidades facilitó el triunfo de las armas alemanas. En cambio, su ignorancia del poderío soviético llevó a la Werhmacht a una acción equivocada de la que en gran parte se derivó la derrota. Richard Sorge elogió la técnica y eficiencia de los mandos y subordinados de la Abwehr.

AGENTE SECRETO. Sabemos que todo individuo que actúa por orden y cuenta de otro recibe el nombre de agente. Así, pues, agente secreto es el miembro de una organización nacional y legal o extranjera e ilegal. Puede tratarse de un agente secreto al servicio de una organización de espionaje o contraespionaje que actúa dentro de la patria, en cuyo caso e peligro es mucho menor, y puede tratarse de un agente secreto con misión d espionaje o contraespionaje fuera de la patria, con lo que el peligro y los riesgos son mucho mayores. El agente secreto miembro de una organización forma parte de una red y por tanto de unas jerarquías, es una persona muy preparada en el arte o la ciencia de obtener información secreta; es un individuo que ha tenido que pasar por un centro de formación profesional, y domina todos los resortes y estratagemas modernos y científicos de los servicios de inteligencia: sabe, pues, todo lo concerniente a criptografía, tintas invisibles o simpáticas, técnica de la fotografía y microfotografía para el envío de mensajes en microfilme, explosivos, armas, etc. La diferencia entre un agente secreto y un espía radica en que, aun cuando ambos tienen por misión el acto de espiar, el primero es un técnico en la materia, forma parte de una organización y siente, probablemente, la llamada vocacional por este oficio; en cambio, el espia es un sujeto sólo parcialmente preparado en estas tareas y atraído a ellas por una circunstancia fortuita -acaso también por vocación- , es decir, por un ideal, odio, dinero o chantaje, no ha pasado por un centro de formación, y puede o no pertenecer a una organización nacional o extranjera. Tal es el matiz que distingue al espía del agente secreto. Por ejemplo: Klaus Fuchs era un espía (al servicio de los soviéticos) y lo mismo Penkovski, que trabajaba para Norteamérica; pero Richard Sorge es un agente secreto. Un agente secreto está formado merced a un rígido adiestramiento en centros ad hoc, lo que requiere un espacio de tiempo no inferior a 3 o 4 años; los gastos de tan compleja formación corren a cargo del Estado. Cada agente secreto viene a ser como una inversión económica que puede producir grandes resultados, resultados mediocres o mezquinos, o nulos. Sobre estos agentes reposa un parte sustancial de la seguridad del Estado.

ALMOGÁVAR. En los ejércitos antiguos era el soldado de un grupo de escogido. Intrépido y habilidoso en las incursiones efectuadas en la retaguardia enemiga. Se hicieron particularmente famosos los almogávares catalanes en la expedición que, al mando de Fior, efectuaron a Grecia a fines del siglo XIII.

"ALSOS, OPERACIÓN". Nombre otorgado por los alemanes, durante la Segunda Guerra Mundial, al conjunto de misiones encargadas a los agentes nazis en los EE. UU., para descubrir el grado de desarrollo que se había logrado en este último país en el campo nuclear.

ANTIFAZ. Voz del argot empleado en el Servicio Secreto. Equivale a identidad imaginaria. Comprende documentos, biografía y negocios falsos.

ARCÁNGEL. Voz del argot empleado en el Servicio Secreto. Equivale a mensajero. El que lleva mensajes.

B


"BARBA ROJA, OPERACIÓN". Así denominada la invasión realizada -sin previa declaración de guerra- por fuerzas del Eje de la Unión soviética el día 22 de junio de 1941. (En 1812, Napoleón invadió Rusia en esta misma fecha: 22 de junio.) La ofensiva se produjo pocos minutos después de las tres de la madrugada con estas fuerzas: tres millones de hombres, 3.500 carros de combate, 750.000 caballos, 600.000 vehículos, 7.184 piezas de artillería y una protección aérea compuesta de 1.830 aviones. En 14 meses profundizó más de 1.500 kilómetros, alcanzando el Volga y las riberas del mar Caspio; Leningrado, Moscú y Stalingrado llegaron a ser amenazados.
No obstante el secreto con que Hitler y sus hombres conservaron su plan "Barbarroja", los aliados llegaron a tener conocimiento del mismo, y, en consecuencia, previnieron con tiempo a Stalin. Pero este se rehusó a creer en la veracidad de tal información, por el contrario albergaba demasiada fe en su amistad con el Tercer Reich.

BERTILLONAJE. (De Alfonso Bertillon, antropólogo francés) Método antropométrico ideado por Alfonso Bertillon (año 1880) que permite la identificación y clasificación de personas, especialmente de criminales. El método consiste en un plan tricotómico que divide los individuos en tres subgrupos, según la longitud de la cabeza; cada grupo en tres subgrupos, según la longitud del dedo medio izquierdo, y cada sección en tres partes según la longitud del dedo meñique izquierdo. También se mide la longitud máxima del pie izquierdo. Y se anota el color del ojo izquierdo, de manera que se distingues siete clases fundadas de medidas en la pigmentación irídea, o sea: 1, azul, violeta o apizarrado; 2, amarillo; 3, anaranjado; 4, castaño; 5, pardonegruzco en círculos; 6, pardo listado de verde, y 7, pardo puro.
El método antropométrico bertillonaje ha caído mucho en desuso, sustituido por el registro de las huellas digitales. (Véase DACTILOSCOPÍA.)

BIG-MEN. Voz inglesa. Empleada, particularmente, para designar a los jefes de las organizaciones de espionaje. No confundirla con la de G-MEN o G-MAN.

"BISÓN". Cuatrimotor a reacción de nacionalidad soviética, perteneciente al modelo de aviones destinado por el Estado Mayor ruso a tareas de reconocimiento. A fines de diciembre de 1966 se le vio sobrevolar las bases militares niponas y estadounidenses.

BLOWN. Voz del argot empleado en el Servicio secreto. Significa que la real identidad del espía o agente secreto ha sido descubierta, con lo que se impone la rápida huida.

BMEWS (Ballistic Missile Early Warning System). Nombre otorgado a un potentísimo radar de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Está situado en Groenlandia y mantiene la vigilancia aérea de toda la zona del Ártico.

BUZÓN. Voz del argot empleado en el Servicio Secreto. Se refiere a una dirección previamente acordada o un escondite donde se pueden depositar sin peligro, con absoluta seguridad, los mensajes e instrucciones destinados a agentes secretos que operan en favor de la Unión Soviética.

C


CABALLO DE TROYA. Inspirándose en la gesta legendaria atribuida a Ulises, según la cual construyeron los griegos un gigantesco caballo de madera para tomar Troya, posee esta expresión un significado concreto en los ardides de la guerra secreta: se refiere al hecho de situar en país adversario  una fuerza capaz de combatirle; esta fuerza sería una red de agentes secretos, espías "durmientes", saboteadores, o comandos, etc. Equivale, pues, a engaño, trampa o argucia creados en forma sin duda ingeniosa y audaz para quebrar en su propio país y por la espalda de la resistencia del contrincante. Ofrece un significado parejo a la voz "quintacolumnismo", surgida en la Guerra Civil Española (1936-1939). (Véase QUINTACOLUMNISMO)

CARABINERO. Soldado que usaba carabina. Soldado destinado a la persecución del contrabando.

CARABINIERI. Cuerpo militar de policía del Ejército italiano, instituido por Vittorio Emmanuele I (1814). En 1861, tomó el nombre de Arma. En 1868 fue instituido el escuadrón CC. RR. en al Guardia Real del Rey, hoy Cuerpo de la Guardia del Presidente de la República, llamado comúnmente squadrone corazzieri.

CASA SEGURA. Voz del argot empleado en el Servicio Secreto. Significa lugar donde puede hablarse sin riesgos; por lo general, se trata de una embajada o consulado.

CINCO CUALIDADES DEL ESPÏA, LAS. Con este nombre describe orestes Pinto, miembro del contraespionaje aliado durante la Segunda Guerra Mundial, las cinco cualidades del perfecto agente secreto. Son éstas:
1.° Una memoria excepcional y de tipo fotográfico, capa de recoger el conjunto y los detalles de las cosas y personas.  Orestes cuenta que su padre de uno de los primeros en hacerse instalar  teléfono en casa. Para tener a mano los números más importantes, el padre de Orestes los había escrito en un papel que estaba junto al aparato. Actualmente, y de esto hace ya unos cincuenta años, Orestes afirma recordar todos esto números con exactitud.
2.° Paciencia de monja y amor al detalle. El detalle, remacha Orestes, es fundamental. En los detalles puede estar -y está casi siempre- la clave de los más grandes problemas. Por otro lado, sólo dominando los detalles puede un espía circular impunemente por el mundo. En este sentido, cabe recordar que Erich Gimpel, agente del servicio nazi de espionaje, estuvo a punto de terminar una de sus más  importantes misiones en el mismo momento de haberla iniciado. y todo por un minúsculo detalle:
Gimpel, nada más pisar tierra estadounidense, donde empezaba su misión, se fue a comer:
-Dos huevos con jamón -pidió, ajustándose al de los americanos.
-¿Con qué clase de pan? -le preguntó el camarero.
Erich titubeó. Y sólo gracias a su sangre fría pudo salir del apuro. El no sabía que hubiera diferentes clases de pan en Estados Unidos. En la escuela de espionaje de Hamburgo le habían explicado muchos de los detalles íntimos de la vida americana, también la longitud del Mississippi y la altura del Empire State, pero no cuál era la clase de pan que debía pedir un espía.
3.° Perfecto dominio del mayor número posible de idiomas. Orestes Pinto conoce doce idiomas a la perfección. Tan perfectamente como debe hablarlos y escribirlos cualquier espía que no quiere terminar su misión en el momento de sufrir su primer interrogatorio. Porque en todo interrogatorio aun supuesto espía está presente un experto que deduce si realmente la lengua que habla el interrogado es la materna. No basta, por tanto, el simple "conocer" un idioma; es preciso dominarlo a la perfección, hablarlo con los giros de un hombre de la calle y hasta saber soltar de vez en cuando un rotundo taco.
4.° Una gran psicología práctica. El espía -dice Orestes- debe ser una de esas personas que descubren de qué pie cojean las demás con sólo verlas. Esto -insisite- es fundamental, especialmente ante un interrogatorio. El interrogado sólo podrá dominar la situación y salir con bien de la prueba si descubre los puntos críticos del interrogador y sabe, por tanto, cómo sortearlo. Y para esto se precisa una gran psicología práctica.
5.° Gran coraje moral. Lo cual equivale para Orestes a un gran dominio del sí mismo. El espía no debe traicionarse nunca. Debe mostrarse impasible y duro. Y no debe cejar ni dudar en ningún momento.
Como puede verse, ser un buen espía no está al alcance de cualquiera.

CINTURÓN AZUL. Nombre otorgado a los soviéticos en la década de 1960 a una larga línea que protege la Unión soviética contra posible ataques de cohetes de potencias adversarias. Al parecer, este cinturón estaría compuesto de proyectores capaces de emitir rayos en cadena, que, guiados por  un haz de ondas cortas, podrían interceptar y destruir cualquier cohete. El mariscal Malinovski habló en cierta ocasión de este "cinturón".

COLABORACIONISMO. Participación activa en un régimen político que la mayoría de los ciudadanos de una nación considera opresivo o nefasto.

CONEXIÓN. Voz del argot empleado en el Servicio secreto. Significa: un hombre situado entre el espía y su agente. Enlace.

CONFIDENTE. Espía. Persona a quien otro día sus secretos o le encarga la ejecución de cosas reservadas.

CONTRAESPIONAJE. Se designa con esta expresión la tarea de aniquilar, vigilar o controlar las acciones llevadas a efecto por los agentes del espionaje. De ordinario estas funciones son ejecutadas en la propia patria contra sujetos al servicio de una potencia adversaria o rival. Los miembros del contraespionaje pueden pertenecer a organismos de la policía secreta, a ramas de información del Ejército o a organizaciones sujetas a los Ministerios de Defensa, Asuntos Exteriores o Guerra.
Lo mismo que el espionaje, el contraespionaje persigue diferentes objetivos: secretos militares, secretos políticos, acciones ideológicas, planes industriales y comerciales.
Los agentes del contraespionaje, visten, naturalmente, de paisano. Y su acción es tanto más difícil y peligrosa que la del espía, por cuanto ha de enfrentarse a profesionales.

CURARE. Poderoso veneno cuya utilización adquirió súbita popularidad a causa de que los aviones U-2 de espionaje, norteamericanos, utilizados al comienzo de la década de 1960, llevaban en la cabina del piloto, una jeringuilla hipodérmica cargada con curare para que su único tripulante se la inyectara antes de caer con vida en manos enemigas. De hecho el curare es una sustancia vegetal, resinosa y amarga, que los indios sudamericanos utilizaron durante siglos para emponzoñar sus armas de caza y de guerra. Provoca la muerte por asfixia mediante la parálisis de los músculos respiratorios.

CH

CHEKA. En diciembre de 1917, y como resultado de una serie de violencias, Lenin solicita al presidente del Consejo la creación de una comisión extraordinaria para velar  por la seguridad del país. Nace entonces la Chrezvytchainais Kommisia, o sea, Cheka, abreviado. La Cheka es la sucesora de la Policía Militar Especial, o más exactamente de la antigua Ojrana. Durante los años de guerra civil se hará temible en su persecución de contrarrevolucionarios, saboteadores, espías, descontentos, etc.

CHINCHE. Voz del argot empleado en el Servicio Secreto. Significa: micrófono oculto o artefacto militar similar para poder escuchar solapadamente.

CHIVATO. Expresión utilizada especialmente en ámbitos populares y con la que se designa al soplón. Se refiere al acto de delatar o acusar.


[Tomado de Diccionario del espionaje,  Barcelona, Plaza & Janés, 1971]

Comentarios

Entradas populares de este blog

La puta de Mensa, de Woody Allen

Cuando se es investigador privado, uno ha de aprender a confiar en sus corazonadas. Por eso en el momento en que un tipo tembloroso como un flan llamado Word Babcock entró en mi oficina y puso las cartas sobre la mesa, debí haber hecho caso del escalofrío glacial que sacudió mi espinazo. —¿Kaiser? —preguntó—. ¿Kaiser Lupowitz? —Eso es lo que pone en mi licencia —admití. —Tiene que ayudarme. Me están haciendo un chantaje. ¡Por favor! Se agitaba como el animador de una orquesta de rumba. Le empujé un vaso por encima de la mesa y la botella de whisky que guardo a mano con propósitos no medicinales. —¿Qué le parece si se tranquiliza y me lo cuenta todo? —¿No... no se lo dirá luego a mi mujer? —-Hablemos claro, Word. No puedo hacerle promesas. Intentó servirse un trago, pero el tintineo podía oírse al otro lado de la calle, y la mayor parte del licor fue a parar a sus zapatos. —Soy un honrado trabajador —explicó—. Mantenimiento de máquinas. Construyo y reparo vibradores. Ya sabe... esos aparatitos …

Los que se van de Omelas, de Ursula K. Le Guin

Con un estruendo de campanas que hizo alzar el vuelo a las golondrinas, la Fiesta del Verano penetró en la deslumbrante ciudad de Omelas, cuyas torres dominan el mar. En el puerto, los gallardetes ponían notas multicolores en los aparejos de los buques. En las calles, entre las casas de tejados rojos y paredes encaladas, entre los tupidos jardines y en las avenidas flanqueadas de árboles, ante los enormes parques y los edificios públicos, avanzaban las procesiones. Algunas eran solemnes: ancianos vestidos con ropas grises y malvas, maestros artesanos de rostros graves, mujeres sonrientes pero dignas, llevando en brazos a sus chiquillos y charlando mientras avanzaban. En otras calles, el ritmo de la música era más rápido,  un estruendo de tambores y de platillos; y la gente bailaba, toda la procesión no era más que un enorme baile. Los chiquillos saltaban por todos lados, y sus agudos gritos se elevaban como el vuelo de las golondrinas por encima de la música y de los cantos. Todas la…

Donde su fuego nunca se apaga, de May Sinclair

Me piden el cuento más memorable de cuantos he leído. Pienso en "El escarabajo de oro" de Poe, en "Los expulsados de Poker-Flat" de Bret Harte, en "Corazón de la tiniebla" de Conrad; en "El jardinero" de Kipling o en "La mejor historia del mundo", en "Bola de sebo" de Maupassant, en "La para de mono" de Jacobs, en "El dios de los gongs" de Chesterton. Pienso en el relato del ciego Abdula en "Las mil y una noches", en O. Henry y en el infante don Juan Manuel, en otros nombres evidentes e ilustres. Elijo, sin embargo en gracia de su poca notoriedad y de su valor indudable el relato alucinatorio "Donde su fuego nunca se apaga", de May Sincalir. 
Recuérdese la pobreza de los Infiernos que han elaborado los teólogos y que los poetas han repetido; léase después este cuento. 

Jorge Luis Borges "Por qué eligió este cuento Jorge Luis Borges", El hogar, 26 de julio de 1935.

* * * * *