Ir al contenido principal

Greguerías (selección), de Ramón Gómez de la Serna

Ramón Gómez de la Serna

¡Qué extraña es la vida! Siempre queda pincel para la goma, pero ya no hay goma. 


*

Templar bien el agua del baño es como preparar un buen té. 

*

"Ídem", buen nombre para un plagiario.

*

El tren parece el buscapiés del paisaje.

*

No se sabrá nunca si la cresta del gallo quiere ser corona o gorro frigio.

*

La luna de los rascacielos no es la misma que la de los horizontes.

*

La linterna del acomodador nos deja una mancha de luz en el traje.

*

Las espigas hacen cosquillas al viento.

*

Pingüino es una palabra atacada por las moscas. 

*

Los perros nos enseñan la lengua como si nos hubiesen tomado por el doctor. 

*

Los académicos debieran tener derecho a usar en las sesiones gorros de dormir. 

*

El cocodrilo es una maleta que viaja por su cuenta.

*

El orador es un instrumento de viento que toca solo.

*

Los perros buscan afanosamente al dueño que tuvieron en otra encarnación.

*

El demonio no es más que el mono más listo de los monos. 

*

La luna es un Banco de metáforas arruinado.

*

El cocodrilo es un zapato desclavado.

*

El mar se está queriendo hacer tirabuzones y nunca lo consigue.

*

La golondrina se encoge de hombros en medio de su vuelo.

*

"Pan" es una palabra tan breve para que podamos pedirlo con urgencia. 

*

El Nilo es el río de más hermosa y desmelenada cabellera. 

*

El grillo mide las pulsaciones de la noche.

*

El pitido del tren sólo sirve para sembrar de melancolía los campos. 

*

Lo malo del helicóptero es que siempre parece un juguete.

*

Al oír la noticia se desmayó el sofá.

*

El hielo se derrite porque llora de frío.

*

En las playas, nuestros zapatos se convierten en relojes de arena. 

*

El sueño es un depósito de objetos extraviados. 

*

La arquitectura árabe es el agrandamiento del ojo de la cerradura.

*

Los crisantemos son unas flores del fondo del mar que prefirieron vivir sobre la tierra.

*

Ese que habla del cosmos parece que habla de un gran bazar.

*

El poeta miraba tanto al cielo que le salió una nube en el ojo.

*

El buen escritor na sabe nunca si sabe escribir.

*

La herencia es un regalo por el que hay que dar mucha propina.

*

El peor atavismo que tenemos es el atavismo de morir.

*

A la civilización le falta inventar las gaviotas mensajeras.

*

El que está en Venecia es el engañado que cree estar en Venecia. El que sueña con Venecia es el que está en Venecia.

*

Cuando la flor pierde el primer pétalo, ¡ya está perdida por completo!

*

Lo mejor del cielo es que no puede inundarse de hormigas.

*

Era uno de esos días en que el viento quiere hablar.

*

La golondrina llega de tan lejos porque es flecha y arco al mismo tiempo.

*

El sueño es un pequeño adelanto que nos hace la muerte para que nos sea más fácil pasar la vida. 

*

El cráneo es la bóveda alta del corazón.

*

Los que se desperezan son como salvajes que disparan su flecha al aire.

*

Hay cielos sucios en lo que parecen haberse limpiado los pinceles de todos los acuarelistas del mundo.

*

El más pequeño ferrocarril del mundo es la oruga.

*

No me gustan esas sillas de tubo metálico que parecen arrodilladas.

*

Las gaviotas nacieron de los pañuelos que dicen ¡adiós! en los puertos.

*

¿Y si las hormigas fuesen los marcianos establecidos en la Tierra?

*

Hacer símiles parece cosa de simios. 

*

Lo más bonito del cristal es cuando se rompe en forma de telaraña.

*

A veces pensamos si la gran equivocación de la vida es creer que la cabeza se ha hecho para pensar.

*

Los recuerdos encogen como las camisetas.

*

El camello lleva a cuestas el horizonte y su montañita. 

*

El sostén es el antifaz de los senos. 

*

La media luna mete la noche entre paréntesis.

*

Hay nubes largas y finas que son como costillas del cielo. 

*

Al rinoceronte le han salido colmillos por donde no debían haberle salido.

*

Los guantes adquieren posturas y manías propias, y en la soledad hacen gestos de los que han visto hacer a sus dueños.

*

Prefiero las máquinas de escribir usadas porque ya tienen experiencia y ortografía.

*

Las criadas se exceden en el esmero de encerar los pisos para ver si así resbalan y se matan los señores.

*

Uno de los espectáculos más bonitos de la Naturaleza es ver cómo la luna se traga un murciélago.

*

El péndulo del reloj acuna las horas.

*

Los sordos ven doble.

*

Sólo hay un olor que puede competir con el olor a tormenta: el olor a madera de lápiz.

*

El banjo nació de una raqueta y una mandolina.

*

Adagio es un consejo triste.

*

Los globos de los niños van por la calle muertos de miedo.

*

Aquella mañana los pájaros cantaban al revés.

*

Esas bombillas que se encienden y se apagan parecen castañuelas de luz.

*

Optimista es el que toma judías con chorizo y no le pasa nada.

*

La eternidad envidia a lo mortal.

*

El lector --como la mujer-- ama más a quien le ha engañados más.

*

--¿Por qué corren tanto las nubes del mediodía?
--Porque van a su casa a comer.

*

El poeta puede decir: "El pájaro que canta quisiera saber de quién es el cielo".

*

"¿En la muerte se sueña?": he aquí el terrible problema.

*

Hay una paloma extraviada que se creyó paloma mensajera y a mitad de camino se dio cuenta de que se había equivocado.

*

La ñ dice adiós con su pañuelo a los niños y a los ñoños.

*

Lo peor de los médicos es que le miran a uno como si uno no fuera uno mismo.

*

La golondrinas entrecomillan el cielo.

*

Todos los días del Limbo son domingo.

*

Era de esos hombres que cuando se pizcan la nariz ya están seguros de todo.

*

La palabra más vieja es la palabra "vetusta".

*

El bebé se saluda a sí mismo dando la mano a su pie.

*

El musgo es el peluquín de las piedras.

*

Nuestra verdadera y única propiedad son los huesos.

*

Lo malo de los nudistas es que cuando se sientan se pegan a las sillas.

*

Abrir un paraguas es como dispara contra la lluvia.

*

El río cree que el puente es un castillo.

*

Una de las cosas más tristes de los trenes es que las ventanillas de la derecha no podrán ser nunca las ventanillas de la izquierda.

*

En el cisne se unen ángel y serpiente.



[Tomado de Greguerías, Cátedra, Madrid, 2002]

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los que se van de Omelas, de Ursula K. Le Guin

Con un estruendo de campanas que hizo alzar el vuelo a las golondrinas, la Fiesta del Verano penetró en la deslumbrante ciudad de Omelas, cuyas torres dominan el mar. En el puerto, los gallardetes ponían notas multicolores en los aparejos de los buques. En las calles, entre las casas de tejados rojos y paredes encaladas, entre los tupidos jardines y en las avenidas flanqueadas de árboles, ante los enormes parques y los edificios públicos, avanzaban las procesiones. Algunas eran solemnes: ancianos vestidos con ropas grises y malvas, maestros artesanos de rostros graves, mujeres sonrientes pero dignas, llevando en brazos a sus chiquillos y charlando mientras avanzaban. En otras calles, el ritmo de la música era más rápido,  un estruendo de tambores y de platillos; y la gente bailaba, toda la procesión no era más que un enorme baile. Los chiquillos saltaban por todos lados, y sus agudos gritos se elevaban como el vuelo de las golondrinas por encima de la música y de los cantos. Todas la…

La puta de Mensa, de Woody Allen

Cuando se es investigador privado, uno ha de aprender a confiar en sus corazonadas. Por eso en el momento en que un tipo tembloroso como un flan llamado Word Babcock entró en mi oficina y puso las cartas sobre la mesa, debí haber hecho caso del escalofrío glacial que sacudió mi espinazo. —¿Kaiser? —preguntó—. ¿Kaiser Lupowitz? —Eso es lo que pone en mi licencia —admití. —Tiene que ayudarme. Me están haciendo un chantaje. ¡Por favor! Se agitaba como el animador de una orquesta de rumba. Le empujé un vaso por encima de la mesa y la botella de whisky que guardo a mano con propósitos no medicinales. —¿Qué le parece si se tranquiliza y me lo cuenta todo? —¿No... no se lo dirá luego a mi mujer? —-Hablemos claro, Word. No puedo hacerle promesas. Intentó servirse un trago, pero el tintineo podía oírse al otro lado de la calle, y la mayor parte del licor fue a parar a sus zapatos. —Soy un honrado trabajador —explicó—. Mantenimiento de máquinas. Construyo y reparo vibradores. Ya sabe... esos aparatitos …

Donde su fuego nunca se apaga, de May Sinclair

Me piden el cuento más memorable de cuantos he leído. Pienso en "El escarabajo de oro" de Poe, en "Los expulsados de Poker-Flat" de Bret Harte, en "Corazón de la tiniebla" de Conrad; en "El jardinero" de Kipling o en "La mejor historia del mundo", en "Bola de sebo" de Maupassant, en "La para de mono" de Jacobs, en "El dios de los gongs" de Chesterton. Pienso en el relato del ciego Abdula en "Las mil y una noches", en O. Henry y en el infante don Juan Manuel, en otros nombres evidentes e ilustres. Elijo, sin embargo en gracia de su poca notoriedad y de su valor indudable el relato alucinatorio "Donde su fuego nunca se apaga", de May Sincalir. 
Recuérdese la pobreza de los Infiernos que han elaborado los teólogos y que los poetas han repetido; léase después este cuento. 

Jorge Luis Borges "Por qué eligió este cuento Jorge Luis Borges", El hogar, 26 de julio de 1935.

* * * * *