Ir al contenido principal

Tres textos de Gibrán Jalil Gibrán

El mar inmenso

Mi alma y yo fuimos a bañarnos al inmenso mar. Y cuando llegamos a la playa, nos pusimos a buscar un sitio escondido y solitario.
Y mientras caminábamos por la playa, vimos a un hombre sentado en una gran roca gris, que sacaba de un saco puñados de sal y los arrojaba al mar.
Dijo mi alma al verlo: "Es un pesimista. Vámonos a otro sitio, aquí o podemos bañarnos, porque él no debe ver nuestra desnudez".
Seguimos caminando hasta llegar a una cala; allí vimos sobre una roca a un hombre con una caja incrustada de joyas, de la que cogía azúcar a puñados para arrojarla al mar.
Mi alma dijo: "Éste es el optimista; tampoco él debe ver nuestros cuerpos desnudos".
Seguimos caminando, y vimos a u hombre, en otro lugar de la playa, recogiendo peces muertos y arrojándolos con ternura al mar.
"Tampoco podemos bañarnos delante de este hombre", dijo mi alma, "porque es un filántropo de gran corazón".
Y seguimos caminando
Y llegamos a un lugar donde encontramos a un hombre trazando un contorno de su sombra en la arena. Y llegaban las grandes olas y las borraba, mas él, sin desalentarse, rehacía su sombra una y otra vez.
Y mi alma me dijo: "Ése es el místico, apartémonos de él".
Y seguimos caminando hasta que en otra ensenada tranquila vimos a un hombre recogiendo espuma del mar y vertiéndola en un vaso de alabastro.
Y mi alma me dijo: "Es un idealista, y no debe ver nuestros cuerpos desnudos".
Y seguimos caminando. Y de pronto oímos una voz gritar: "¡Éste es el mar! ¡Éste es el mar profundo! ¡Éste es el vasto y poderos mar!" Y cuando llegamos vimos a un hombre que de espaldas al mar oía su murmullo marino aplicando su oído a un caracol.
Y mi alma me dijo: "Pasemos de largo. Éste es el realista, el que vuelve la mirada a cuanto no alcanza a abarcar con la mirada, contentándose con un fragmento del todo".
Y seguimos adelante. Y en un matorral, entre las rocas, a un hombre con la cabeza enterrada en la arena. Y le dije a mi alma: "Aquí podemos bañarnos porque este hombre no nos puede ver".
Y mi alma me respondió: "No, ése es el más peligroso de todos. Es un puritano".
Luego, al rostro de mi alma afloró una gran tristeza, y también de ella se llenó su voz: "Vámonos de aquí", dijo, "porque no hay ningún lugar oculto y solitario donde podamos bañarnos. No quiero que este viento acaricie mi cabellera de oro, ni quiero descubrir mi seno ante estos lugares, ni que esta luz revele mi sagrada desnudez". 
Y abandonamos entonces aquel mar, para ir en busca del Inmenso Océano.


El espantapájaros

Cierto día le dije a un espantapájaros: "Debes estar cansado de estar inmóvil en este campo solitario".
Y él me contestó: "El placer de espantar es profundo y duradero; jamás me cansa".
Luego, tras un minuto de reflexión, le dije: "Es verdad, también yo he conocido ese placer".
Y él me contestó: "Sólo pueden conocer ese placer los que están llenos de paja".
Entonces me alejé del espantapájaros siguiendo mi camino sin saber si su respuesta era un elogio o una burla.
Pasó luego un año, y el espantapájaros, mientras, se convirtió en filósofo.
Y cuando nuevamente pasé a su lado, vi a dos cuervos que habían anidado bajo su sombrero.


Amigo mío

Amigo mío, no soy el que te parezco. Lo que parezco es apenas un traje que llevo, un traje cuidadosamente tramado que me protege de tus preguntas y a ti de mi desinterés.
El "yo" que hay en mí, amigo mío, vive en la casa del silencio, y allí permanece siempre, inadvertido, inasequible.
No querría que creyeras lo que digo, ni que confiaras en cuanto hago, porque mis palabras no son sino tus propios pensamientos convertidos en sonido, y mis obras son tus propias esperanzas materializadas en actos.
Cuando dices: "El viento sopla del Este", digo: "Sí, siempre sopla del Este"; pero no quiero que sepas entonces que mi mente no reside en el viento, sino en el mar.
Tú no puedes entender mis pensamientos, hijos de la mar, ni me interesa que lo comprendas. Prefiero seguir solitario en el mar.
Amigo mío, cuando para ti es de día, de noche es para mí; mas yo no dejo de hablarte de la luz del día que baña las cimas, ni de la sombra purpúrea que se abre paso por los valles; porque tú no puedes oír las canciones de mi oscuridad, ni puedes ver mis alas agitarse contras las estrellas; y no me interesa que oigas ni que veas lo que hay en mí. Prefiero estar siempre sólo en la noche.
Cuando tú subes a tu cielo, yo bajo a mi infierno. Y entonces me llamas a través de abismo infranqueable que hay entre tú y yo: "¡Compañero! ¡Camarada!", porque no quiero que veas mi infierno. Las llamas te cegarían y el humo te asfixiaría. Amo mi infierno si reservas, hasta el punto de no permitir que lo visites. Prefiero estar siempre en mi infierno.
Tú amas la Verdad, la Belleza, lo Justo, y yo digo para complacerte que estoy de acuerdo contigo y que está bien que ames esas cosas. Pero, en el fondo de mi corazón, me río de tu amor por ellas. Sin embargo, te oculto mi risa porque prefiero reír a solas.
Amigo mío, eres bueno, prudente y sensato; es más, eres perfecto. Y yo a mi vez, hablo contigo con sensatez y cautela, pero... estoy loco. Sólo que oculto con una máscara mi locura. Prefiero estar loco a solas.
Amigo mío, no eres mi amigo. Pero ¿cómo hacer que lo comprendas? Mi camino no es tu camino, y sin embargo caminamos cogidos de la mano.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los que se van de Omelas, de Ursula K. Le Guin

Con un estruendo de campanas que hizo alzar el vuelo a las golondrinas, la Fiesta del Verano penetró en la deslumbrante ciudad de Omelas, cuyas torres dominan el mar. En el puerto, los gallardetes ponían notas multicolores en los aparejos de los buques. En las calles, entre las casas de tejados rojos y paredes encaladas, entre los tupidos jardines y en las avenidas flanqueadas de árboles, ante los enormes parques y los edificios públicos, avanzaban las procesiones. Algunas eran solemnes: ancianos vestidos con ropas grises y malvas, maestros artesanos de rostros graves, mujeres sonrientes pero dignas, llevando en brazos a sus chiquillos y charlando mientras avanzaban. En otras calles, el ritmo de la música era más rápido,  un estruendo de tambores y de platillos; y la gente bailaba, toda la procesión no era más que un enorme baile. Los chiquillos saltaban por todos lados, y sus agudos gritos se elevaban como el vuelo de las golondrinas por encima de la música y de los cantos. Todas la…

La puta de Mensa, de Woody Allen

Cuando se es investigador privado, uno ha de aprender a confiar en sus corazonadas. Por eso en el momento en que un tipo tembloroso como un flan llamado Word Babcock entró en mi oficina y puso las cartas sobre la mesa, debí haber hecho caso del escalofrío glacial que sacudió mi espinazo. —¿Kaiser? —preguntó—. ¿Kaiser Lupowitz? —Eso es lo que pone en mi licencia —admití. —Tiene que ayudarme. Me están haciendo un chantaje. ¡Por favor! Se agitaba como el animador de una orquesta de rumba. Le empujé un vaso por encima de la mesa y la botella de whisky que guardo a mano con propósitos no medicinales. —¿Qué le parece si se tranquiliza y me lo cuenta todo? —¿No... no se lo dirá luego a mi mujer? —-Hablemos claro, Word. No puedo hacerle promesas. Intentó servirse un trago, pero el tintineo podía oírse al otro lado de la calle, y la mayor parte del licor fue a parar a sus zapatos. —Soy un honrado trabajador —explicó—. Mantenimiento de máquinas. Construyo y reparo vibradores. Ya sabe... esos aparatitos …

Donde su fuego nunca se apaga, de May Sinclair

Me piden el cuento más memorable de cuantos he leído. Pienso en "El escarabajo de oro" de Poe, en "Los expulsados de Poker-Flat" de Bret Harte, en "Corazón de la tiniebla" de Conrad; en "El jardinero" de Kipling —o en "La mejor historia del mundo"—, en "Bola de sebo" de Maupassant, en "La para de mono" de Jacobs, en "El dios de los gongs" de Chesterton. Pienso en el relato del ciego Abdula en "Las mil y una noches", en O. Henry y en el infante don Juan Manuel, en otros nombres evidentes e ilustres. Elijo, sin embargo —en gracia de su poca notoriedad y de su valor indudable— el relato alucinatorio "Donde su fuego nunca se apaga", de May Sincalir. 
Recuérdese la pobreza de los Infiernos que han elaborado los teólogos y que los poetas han repetido; léase después este cuento. 

Jorge Luis Borges "Por qué eligió este cuento Jorge Luis Borges", El hogar, 26 de julio de 1935.

* * * * *