Ir al contenido principal

La estratagema, de Philip K. Dick

Philip K. Dick, por Robert Crumb
El ruido despertó a O'Keefe al instante. Apartó la colcha. Saltó de la cama, cogió el fusil de la pared y rompió con el pie la caja de la alarma. Ondas de alta frecuencia pusieron en funcionamiento timbres de alarma por todo el campamento. Cuando O'Keefe salió como una exhalación de su casa, ya se veían luces por todas partes. 
¿Dónde? —preguntó Fisher con voz aguda.
Se materializó al lado de O'Keefe, todavía en pijama, medio dormido. 
A la derecha.
O'Keefe saltó a un lado cuando un enorme cañón surgió de los depósitos subterráneos. Aparecieron soldados entre las siluetas que la noche hacia imprecisas. A la derecha se extendía el pantano negro de brumas y espeso follaje, helechos y cebollas bulbosas, hundidos en la sustancia semilíquida que constituía la superficie de Betelgeuse II. Fosforescencias nocturnas bailaban y hacían cabriolas sobre el pantano, siniestras luces amarillas que parpadeaban en la densa oscuridad. 
Supongo que se han aproximado a la carretera —dijo Horstokowski, pero sin llegar a pisarla. Hay una cuneta de quince metros a cada lado, done la niebla se acumula. . Por eso nuestro radar está en silencio. 
Un inmenso "bicho" mecánico avanzaba a  través del barro y agitaba el agua del pantano, dejando tras él un surco de superficie dura y negruzca. Engullía y eliminaba de manera eficaz la vegetación, las raíces podridas y las hojas muertas. 
¿Qué has visto? preguntó Postbane a O'Keefe.
No he visto nada. Estaba dormido como un tronco, pero los he oído.
¿Qué hacían?
Se disponían a introducir gas nervioso en mi casa. He oído que sacaban la manguera de los depósitos portátiles y destapaban los tanques de presión. He salido de casa antes de que tuvieran tiempo de consumar su propósito.
Daniels se acercó a toda prisa. 
¿Dices que es un tanque con gas? —Buscó con dedos nerviosos la máscara antigás que colgaba de su cinturón. No os quedéis parados. ¡Ponéos las máscaras!
No han logrado poner en marcha su equipo -dijo Silberman-. O'Keefe ha dado la alarma a tiempo. Han regresado al pantano. 
¿Estás seguro? preguntó Daniels. 
¿Hueles algo? 
No —admitió Daniels, pero el tipo inodoro es el más letal. No sabes que te han gaseado hasta que es demasiado tarde. 
Se puso la máscara antigás, sólo para asegurarse. 
Aparecieron algunas mujeres junto a las hileras de casas, siluetas esbeltas de granes ojos bajo la luz tenebrosa de los faros de emergencia. Algunos niños se acurrucaban detrás de ellas. 
Silberman y Horstokowski se aproximaron al pesado cañón, amparados por las sombras. 
Interesante —dijo Horstokowski. El tercer ataque con gas en lo que va del mes, más dos intentos de conectar terminales explosivas en el interior del campamento. Se están envalentonando. 
Te lo imaginabas, ¿verdad?
No hace falta ser muy listo para ver  que las cosas se están poniendo difíciles. —Horstokowski miró a su alrededor y luego se acercó más a Silberman. Quizá existía un motivo que explique por qué el radar no ha detectado nada. En teoría lo capta todo, hasta los murciélagos. 
Pero si han venido por la cuneta, como has dicho...
Lo he dicho para despistar. Hay alguien que los deja entrar, interfiriendo el radar.
¿Uno de los nuestros?
Horstokowski contemplaba con suma atención a Fisher. Éste se había acercado con cautela al borde de la carretera, donde terminaba la superficie dura y empezaba el pantano. Estaba acuclillado y removía el limo. 
¿Qué estás haciendo? preguntó Horstokwski.
Ha recogido algo contestó con indiferencia Silberman. ¿Por qué no? Se supone que ha de vigilar, ¿no?
Fíjate le advirtió a Horstokowski. Cuando vuelva, fingirá que no ha pasado nada. 
Fisher regresó al cabo de unos minutos. Caminaba con rapidez mientra se quitaba el barro de las manos. 
Horstokowski le cerró el paso. 
¿Qué has encontrado?
¿Yo? parpadeó Fisher. Nada.
¡No me tomes el pelo! Estabas de rodillas, rebuscando en el pantano. 
Yo... pensaba que había visto algo metálico, eso es todo. 
Una oleada de entusiasmo se apoderó de Horstokowski. Había acertado.
¡Basta! gritó. ¿Qué has encontrado?
Pensaba que era un tubo de gas murmuró Fisher, pero era una simple raíz. Una raíz grande y mojada. 
Se hizo un tenso silencio. 
Regustradle ordenó Portbane.
Dos soldados aferraron a Fisher. Silberman y Daniels le registraron con presteza. 
Tiraron al suelo su pistola, el cuchillo, el silbato de emergencia, el verificador de los relés automáticos, el contador Geiger, el botiquín y los documentos e identidad. No había nada más. 
Los soldados le soltaron, decepcionados. Fisher recogió sus cosas con expresión hosca. 
No, no ha encontrado nada afirmó Portbane. Lo lamento, Fisher. Debemos ser precavidos. Mientras sigan ahí, conspirando contra nosotros, tenemos que seguir vigilantes. 
Silberman y Horstokowski intercambiaron una mirada y se alejaron en silencio. 
Creo que ya lo tengo dijo Silberman en voz baja. 
Claro contestó Horstokowski. Ha escondido algo. Registremos la parte del pantano por donde merodeaba. Es posible que descubramos algo interesante. Encorvó la espalda con gesto desafiante. Sabía que alguien del campamento trabajaba para ellos. Un espía de Terra. 
Silberman se sobresaltó.
¿Terra? ¿Son ellos los que nos atacan? 
Por supuesto. 
Una expresión de perplejidad apareció en el rostro de Silberman. 
Pensaba que luchábamos contra otro enemigo. 
Horstokowski se revolvió, furioso.
¿Por ejemplo?
Silberman negó con la cabeza. 
No lo sé. No pensaba tanto en la identidad de los agresores como en la forma de repelerlos. Daba por sentado que se trataba de extraterrestres.
¿Y qué crees que son esos monos terranos? lo desafió Horstokowski.

La conferencia de pautas semanal reunió a los nueve dirigentes del campamento en la sala de conferencias subterránea, casi inexpugnable. Guardas armados protegían la entrada, que se cerraba herméticamente en cuanto el último líder era examinado, cacheado y autorizado a pasar. 
Domgraf-Schwach, el presidente de la conferencia, estaba sentado en su mullida butaca, con una mano sobre el símbolo de la pauta y la otra en el interruptor que podía  catapultarle en un instante a un compartimiento especial, a salvo de cualquier ataque. Portbane llevaba a cabo una inspección rutinaria del recinto y examinaba cada butaca y escritorio en busca de alguna cámara oculta. Daniels tenía los ojos clavados sobre su contaor Geiger. Silberman se había embutido en un complicado traje de acero y plástico, surcado de cables que zumbaban sin cesar. 
¿Qué clase de armadura es esa, por Dios? gruñó Domgraf-Schwach. Quítatela para que podamos verte. 
Estás loco replicó Silberman, con la voz apagada bajo el grueso casco. Pienso llevarlo a partir de ahora. Anoche alguien trató de matarme con agujas impregnadas de bacterias.
Lanoir, que dormitaba en su butaca, volvió a la vida. 
¿Agujas impregnadas de bacterias? Se levantó de un brinco y corrió hacia Silberman. Dime si...
¡Aléjate de mí! aulló Silberman. Si te acercas más, te electrocutaré. 
La semana pasada informé de un atentado jadeó Lanoir. Intentaron envenenar los depósitos de agua con sales metálicas. Se me ocurrió que el siguiente método serían desechos bacteriológicos, virus filtrables que no detectaríamos hasta que la epidemia se hubiera extendido. 
Sacó de su bolsillo un frasco y extrajo un puñado de cápsulas blancas. Se las metió en la boca una tras otra. 
Todos los hombres de la sala estaban protegidos de alguna manera. Todos habían elegido el sistema más adecuado a su experiencia individual. sin embargo, todos estos sistemas se integraban en el plan general de la pauta. El único hombre que no estaba ocupado con algún artefacto era Tate. Estaba sentado, pálido y tenso, pero sin hacer nada. Domgraf-Schwach tomó nota mentalmente; el nivel de confianza de Tate era excesivo. Sugería que se sentía a salvo de cualquier ataque. 
Basta de charla dijo Domgraf-Schwach. Es hora de empezar. 
El giro de una ruleta le había hecho presidente. Bajo tal sistema no existía posibilidad de subversión. En una colonia de sesenta hombres y cincuenta mujeres, aislada y autosuficiente, se hacía necesario ese método de azar. 
Daniels leerá el informe semanal ordenó Domgraf-Schwach.
¿Por qué? preguntó con brusquedad Portbane. Nosotros lo redactamos. Todos conocemos su contenido. 
Por la misma razón por la que siempre se lee contestó Silberman. Así sabremos que no ha sido alterado. 
¡Sólo el resumen! dijo en voz alta Horstokowski. No quiero permanecer en esta cripta más tiempo del necesario.
¿Tienes miedo de que alguien bloquee el pasadizo? se burló Daniels. Hay media docena de salidas de emergencia. Deberías saberlo: tú insististe en que se abriera cada una de ellas. 
Lee el resumen pidió Lanoir.
Daniels carraspeó. 
Durante los últimos siete días se han producido un total de once ataques. El más grave fue contra nuestro principal sistema de puentes, que fue saboteado y destruido. Se debilitaron los puntales y se diluyó la mezcla plástica que servía de base material; cuando el primer convoy de camiones pasó por encima, todo se vino abajo. 
Lo sabemos comentó Portbane con voz lúgubre.
Las pérdidas consistieron en seis vidas y gran cantidad de material. Las tropas exploraron las zonas durante todo un día, pero los saboteadores lograron escapar. Poco después de ese ataque se descubrió que la provisión de agua había sido envenenada con sales metálicas. Se sellaron los pozos y se perforaron otros nuevos. Ahora toda nuestra agua pasa por un sistema de filtros y análisis. 
Yo hiervo la mía añadió Lanoir.
Todo el mundo está de acuerdo en que la frecuencia y gravedad de los ataques ha aumentado. Daniels indicó los enormes mapas y gráficas murales. Sin el escudo a prueba de las bombas y la constante vigilancia, seríamos barridos de la noche a la mañana. La cuestión principal es: ¿quiénes son nuestros atacantes?
Terranos contestó Horstokowski.
Tate sacudió la cabeza. 
¡Anda ya! ¿Qué iban a hacer esos monos tan lejos?
Nosotros también llegamos hasta aquí, ¿verdad? replicó Lanoir. Y en otro tiempo fuimos terranos.  
—¡Jamás! —gritó Fisher. Puede que viviéramos en Terra, pero no somos terranos. Somos una raza superior de mutantes. 
—Entonces, ¿quiénes son? —insistió Horstokowski.
—Otros sobrevivientes de la nave —dijo Tate. 
—¿Cómo lo sabes? —preguntó Silberman—. ¿Los has visto?
—No recuperamos ningún bote salvavidas, ¿recuerdas? Debieron de estrellarse en ellos. 
—Si fueran supervivientes aislados —observó O'Keefe—, careceríasn del equipo, las armas y las máquinas que están utilizando. Constituyen una fuerza entrenada y compacta. No hemos podido derrotarlos o matar a uno solo de ellos en cinco años. Eso demuestra su fuerza. 
—No hemos intentado derrotarlos —lo contradijo Fisher—. Sólo hemos tratado de defendernos. 
Un repentino y tenso silencio cayó sobre los nueve hombres. 
—Te refieres a la nave —dijo Horstokowski. 
—Pronto la sacaremos del pantano —replicó Tate—. Entonces les vamos a enseñar algo... Algo que no olvidarán. 
—¡Santo Dios! —exclamó Lanoir, disgustado—. La nave está hecha trizas. El meteoro la destrozó por completo. ¿Qué pasará cuando la saquemos? No conseguiremos ponerla en funcionamiento, a menos que la reconstruyamos. 
—Si los monos pudieron construirla —dijo Portbane—, nosotros podremos repararla. Tenemos máquinas y herramientas. 
—Y hemos localizado por fin la cabina de control —señaló O'Keefe—. Subirla no supone ningún problema. 
Un súbito cambio de expresión se produjo en el rostro de Lanoir.
—Muy bien, retiro mis objeciones. Subámosla. 
—¿Cuáles son tus motivos? —gritó Daniel, nervioso—. ¡Tratas de imponernos algo!
—Algo planea —corroboró Fisher—. No lo escuchéis. ¡Dejemos ahí abajo ese maldito trasto!
—Demasiado tarde —dijo O'Keefe—. Hace semanas que la estamos subiendo. 
—Tú le apoyas —chilló Daniels. Intentáis imponernos algo. 
La nave era una ruina mojada y corroída. Se desprendió limo de ella cuando las abrazaderas magnéticas la extrajeron del pantano y la depositaron sobre la superficie dura que los bichos habían despejado. 
Los bichos habían abierto en el pantano una brecha que conducía a la cabina de control. Mientras la grúa alzaba la cabina, colocaron debajo pesadas vigas de plástico reforzadas. Una red de malas hierbas, enmarañadas como cabello viejo, cubría la cabina globular bajo el sol de la mañana, la primera luz que bañaba desde hacía cinco años. 
—Entrad —ordenó Domgraf-Schwach.
Portbane y Lanoir avanzaron hacia la cabina de control. Sus linternas lanzaron siniestros destellos amarillentos sobre las empañadas paredes y los controles.  Pálidas anguilas se retorcían en los charcos que pisaban. La cabina era un desastre aplastado y retorcido. Lanoir, que había entrado primero, indicó con impaciencia a Portbane que le siguiera.
—Ocúpate de los controles. Tú eres el ingeniero. 
Portbane dejó la linterna sobre un montón de metal oxidado y se abrió paso entre los desechos, que le llegaban hasta la rodilla. El tablero de control era un laberinto de maquinaria fundida y retorcida. Se agachó y procedió a desprender las placas protectoras. 
Lanoir abrió un armario de suministros y extrajo cintas de audio y video del armazón metálico. Alzó un puñado de fotogramas a la luz parpadeante. 
—Aquí están los datos de la nave. Ahora podré demostrar que sólo nosotros íbamos a bordo. 
O'Keefe apareció en el mellado umbral. 
—¿Cómo va?
Lanoir le apartó y saltó sobre las tablas de apoyo. Dejó un  montón de cintas y regresó a la inundada cabina. 
—¿Has encontrado algo en los controles? —le preguntó a Portbane.
—Es muy extraño —murmuró Portbane. 
—¿Qué ocurre? —preguntó Tate—¿Están muy averiados?
—Hay montones de cables y relés, metros de circuitos eléctricos e interruptores, pero sin controles que los pongan en funcionamiento. 
Lanoir se acercó  a toda prisa. 
—¡Tiene que haberlos!
—Para efectuar las reparaciones, hace falta quitar todas esas placas, desmantelar prácticamente la maquinaria para conseguir verla. Era imposible que alguien se sentara aquí y controlara la nave. Sólo hay un casco liso y hermético. 
—Puede que no sea la cabina de control —sugirió Fisher. 
—Éste es el mecanismo de dirección, no hay duda. —Portbane sacó un montón de canles carbonizados—. Todo esto, sin embargo, era independiente. Son controles robot. Automáticos. 
Se miraron entre sí. 
—En ese caso, éramos prisioneros —dijo Tate, aturdido.
—¿De quién? —preguntó Fisher, confuso. 
—¡De los terranos! —exclamó Lanoir. 
—No lo entiendo —murmuró Fisher—. Nosotros planeamos la expedición, ¿verdad? Despegamos de Ganímedes y nos fuimos. 
—Pon las cintas —le dijo Portbane a Lanoir—. Veamos qué hay en ellas. 

Daniels apagó el video y encendió la luz. 
—Bien —dijo—, ya habéis visto que esto era una nave hospital. No llevaba tripulación. La dirigía un haz-guía central situado en Júpiter. El ha la transportó desde el sistema solar hasta aquí, donde, a causa de un error mecánico, un meteoro perforó el escudo protector y la nave estalló. 
—¿Y si no se hubiera estrellado? —preguntó Domgraf-Schwach con voz apenas audible. 
—Habría llegado al hospital de Fomalhaut IV.
—Vuelve a poner la última cinta —pidió Tate
El altavoz mural chiporroteó y habló con voz suave. 
—La distinción entre síndromes paranoides y paranoicos de otros trastornos de la personalidad psicótica ha de tenerse en cuenta cunda se trata con estos pacientes. El paranoide conserve incólume su estructura de la personalidad. Fuera de la región de su complejo, es lógico, racional, incluso brillante. Es factible conversar con él, argumenta, es consciente de su entorno. 
"El paranoide se diferencia de los otros psicóticos en que permanece orientado activamente hacia el mundo exterior. Se diferencia de los llamados sujetos de personalidad normal en que posee un conjunto de ideas fijas, falsos postulados a partir de los cuales construye un complejo sistema de creencias, lógicas y consistentes en relación con esos falsos postulados.
Daniels, tembloroso, detuvo la cinta. 
—Estas cintas iban destinadas a las autoridades médicas de Fomalhaut IV. Estaban guardadas en el armario de suministros de la cabina de control. La propia cabina de control estaba aislada del resto de la nave. Ninguno de nosotros podía entrar en ella. 
—El paranoide es absolutamente rígido —continuó la tranquila voz del médico terrano—. Sus ideas fijas no se tambalean. Dominan su vida. Integran, en su sistema, de una manera lógica, todos los acontecimientos, personas, comentarios casuales y sucesos. Está convencido de que el mundo conspira contra él, de que es un apersona de gran importancia y capacidad, contra la cual se dirigen incontables maquinaciones. Para desbaratar estas estratagemas, el paranoide hace lo posible por protegerse. Envía cintas sin cesar a las autoridades, se desplaza constantemente de un lugar a otro y, en las peligrosas fases finales, puede llegar incluso a...
Silberman desconectó el aparato con violencia y la estancia quedó en silencio. Los nueve dirigentes del campamento siguieron inmóviles en sus asientos. 
—Somos un puñado de chiflados —dijo Tate por fin—. Un cargamento de psicóticos que naufragó por culpa de un meteoro casual.
—Desengáñate —replicó con brusquedad Horstokowski—. Ese meteoro no fue nada casual. 
Fisher dejó escapar una risita histérica. 
—Más charla paranoica. Santo Dios, todos esos ataques... ¡eran alucinaciones! ¡Un producto de nuestra mente!
Lanoir jugueteó con la montaña de cintas.
¿Qué debemos creer? ¿Existen nuestros atacantes?
—¡Hemos estado defendiéndonos de ellos durante cinco años! —saltó Portbane—. ¿No es suficiente prueba?
—¿Los has visto alguna vez? —preguntó Fisher con timidez. 
—Nos enfrentamos a los mejores agentes de la galaxia. Fuerzas de choque terranas y espías militares, adiestrados en la subversión y el sabotaje. Son demasiado listos para exponerse a la luz. 
—Destruyeron el sistema de puentes —recordó O'Keefe—. Es verdad que no los vimos, pero el puente ya no existe. 
—Quizá estaba mal construido —señaló Fisher—. Quizá se derrumbo, simplemente. 
—¡Las cosas no se derrumban así como así! Existe una explicación para todo lo que ha ocurrido.
—¿Cuál, por ejemplo? —preguntó Tate.
—Ataques con gas venenoso cada semana —dijo Portbane—. Desechos metálicos en los suministros de agua, por citar sólo dos. 
—Y cristales bacteriológicos —añadió Daniels.
—Tal vez no exista nada de eso —apuntó Lanoir—. ¿Cómo lo demostramos? Si todos estamos locos, ¿cómo lo sabemos? 
—Somos más de cien personas —dijo Domgraf-Schwach—. Todos hemos sufrido esos ataques. ¿No basta esa prueba?
—Toda una sociedad es capaz de acuñar un mito, creerlo y transmitirlo a la siguiente generación. Dioses, hadas, brujas... Creer una cosa no significa que sea cierta. Durante siglos los terranos creyeron que la Tierra era plana. 
—Es difícil establecer comparaciones sin objeto comparable. Nos hace falta alguien que no sea paranoide. 
—Quizá todo esto forme parte de su estrategia —dijo Silberman.  Quizá hayan introducido las cintas en la cabina de control. 
—Cualquier creencia puede ponerse a prueba —explicó Portbane. ¿Cuál es la característica de una prueba científica?
—Puede ser duplicada —respondió Fisher al instante—. ¿Os dais cuenta de que estamos en  un círculo vicioso? Estamos intentando medirnos, lo cual es imposible. Ningún instrumento puede medir su propia precisión. 
—Eso es incorrecto —respondió Portbane con calma—. Puedo presentar una prueba válida y objetiva.
—¡No existe prueba semejante! —protestó Tate, muy nerviosos. 
—Ya lo creo que sí. Dentro de una semana, estará a punto. 

—¡Gas! —gritó el soldado.
Las sirenas aullaron por todas partes. Mujeres y niños fueron en busca de sus máscaras. Pesados cañones surgieron de cámaras subterráneas y tomaron posición. Los bichos practicaron una trinchera a lo largo del perímetro del pantano. Los focos taladraron la oscuridad.
Portbane abrió la espita del depósito de acero e hizo una señal a los obreros, que alejaron a toda prisa el depósito del mar de barro y malas hierbas abrasadas.
—Muy bien —jadeó Protbane. Bajadlo. 
Irrumpió en la cámara subterránea cuando el cilindro se colocaba en posición.
—Ese cilindro debe contener vapor hidrociánico. Se ha tomado una muestra en el lugar del ataque. 
—Es inútil —se lamentó Fisher—. ¡Nos atacan y nosotros no hacemos nada!
Portbane hizo una señal a los obreros, que dispusieron el aparato de la prueba. 
—Habrá dos muestras, precipitados de diferentes vapores, cada una marcada con las etiquetas A o B. Una proviene del cilindro que se ha llenado en el escenario del ataque. La otra contiene aire obtenido de esta habitación. 
—¿Y si describimos ambas como negativas? —pregunto Silberman, preocupado—. ¿No dará al traste con su demostración? 
—En ese caso haremos más pruebas. Pasados dos meses, si sólo hemos obtenido resultados negativos, la hipótesis de los ataques quedará descartada. 
—Es imposible que ambas nos parezcan positivas —dijo Tate, perplejo.
—Entonces estamos listos. Si consideramos ambas muestras positivas, creo que la hipótesis de la paranoia se habrá demostrado. 
Al cabo de un momento, a regañadientes, Domgraf-Schwach cedió. 
—Una es la muestra de control. Si nos empeñamos en que no es posible obtener una muestra de control libre de ácido hidrociánico...
—Muy hábil —admitió O'Keefe—. Partes del único factor conocido: nuestra propia experiencia. No podemos dudar de eso. 
—Expondré todas las posibilidades —dijo Portbane—. Las dos muestras positivas significan que somos psicóticos. Las dos negativas significan que el ataque era una falsa alarma o que no existen atacantes reales. Una prueba positiva y una negativa indicarían que existen atacantes, que estamos cuerdos. —Paseó la mirada por los dirigentes del campamento—. Pero todos tenemos que estar de acuerdo en la identificación de las muestras.
—¿Nuestras reacciones serán registradas en secreto? —preguntó Tate.
—Tabuladas y analizadas por el ojo mecánico. Contrastadas mediante máquinas. Cada uno de nosotros efectuará una discriminación individual. 
—Lo intentaré —dijo Fisher, al cabo de un momento. 
Avanzó unos pasos, se inclinó sobre el colorímetro y examinó ambas muestras con una gran concentración. Pasó un rato sumido en su examen y después aferró con determinación el punzón. 
—¿Estás seguro? —preguntó Domgraf-Schwach—. ¿e veras sabes cuál es la muestra de control negativa?
—Lo sé. 
Fisher apuntó sus conclusiones en la hoja de registro y se alejó. 
—Yo seré el siguiente —dijo Tate, impaciente—. Acabemos de una vez. 
Uno tras otro, los hombres examinaron las dos muestras, escribieron sus hallazgos y se apartaron a un lado, ansiosos e impacientes. 
—Muy bien —dijo Portbane por fin—. Yo soy el último. —Examinó las muestras unos segundos, escribió sus conclusiones y apartó el aparato—. Entréguenme los resultados —pidió a los obreros cercanos al analizador. 
Un momento después, todo mundo pudo ver los resultados.

Fisher                                A
Tate                                    A
O'Keefe                             B
Horstokowski                B
Silberman                        B
Daniels                              B
Portbane                           A
Domgraf-Schwach        B
Lanoir                                 A


—Que me aspen —dijo en voz baja Silberman—. No podía ser ma´s sencillo. Somos paranoicos. 
—¡Idiota! —le gritó Tate a Horstokowski—. ¡No era B, sino A! ¿Cómo has podido equivocarte?
—¡B era tan brillante como un reflector! —respondió Domgraf-Schwach, furioso— ¡A carecía por completo de color!
O'Keefe dio un paso adelante.
—¿Cuál era, Portbane? ¿Cuál era la muestra positiva?
—No lo sé —confesó Portbane—. Ninguno de nosotros puede estar seguro. 

El timbre del escritorio de Domgraf-Schwach zumbó y el hombre conectó al instante el monitor. 
Apareció el rostro e un soldado operador.
—El ataque ha terminado, señor. Los hemos rechazado. 
Domgraf-Schwach sonrío con ironía. 
—¿Han capturado a alguno?
—No, señor. Se han perdido en el pantano. Creo que hemos alcanzado a un par. Mañana saldremos a buscar los cuerpos. 
—¿Cree que los encontrarán?
—Bueno, el pantano suele engullirlos, pero quizá esta vez...
—Muy bien —le interrumpió Domgraf-Schwach—. si se produce una excepción, comuníquemelo. 
Cortó la transmisión.
—¿Y ahora qué? —preguntó Daniels con frialdad. 
—Continuar trabajando en la nace carece de sentido —dijo O'Keefe—. ¿De qué sirve perder el tiempo bombeando pantanos vacíos? 
—Yo sugiero que continuemos trabajando en la nave —le contradijo Tate.
—¿Por qué? —preguntó O'Keefe. 
—Para dirigirnos a Fomalhaut y entregarnos al hospital. 
Silberman le miró con incredulidad. 
—¿Entregarnos? ¿Por qué no nos quedamos aquí? No hacemos daño a nadie. 
—No, todavía no. Estoy pensando en el futuro, en los siglos venideros. 
—Ya estaremos muertos. 
—Los que nos encontramos en esta sala sí, pero ¿y nuestros descendientes? 
—Tienes razón —reconoció Lanoir—. Con el paso del tiempo, nuestros descendientes poblarán todo el sistema solar. Tarde o temprano, nuestras naves surcarán la galaxia. —Intentó sonreír, pero sus músculos no reaccionaron—. Las cintas subrayan la tenacidad de los paranoicos. Se aferran fanáticamente a sus creencias fijas. Si nuestros descendientes invaden la as zonas terranas, habrá guerra, y es posible que ganemos, porque nosotros somos más tozudos. Nunca nos desviamos de la meta propuesta. 
—Fanáticos —susurró Daniels.
—Tendremos que ocultar esta información al resto del campamento —dijo O'Keefe.
—Desde luego —corroboró Fisher—. Les convenceremos de que la nave se destina a ataques con bombas H. De lo contrario, la situación se nos escapará de las manos. 
Se dirigieron con movimientos torpes a la puerta sellada. 
—Esperad un momento —dijo domgraf-Schwach—. Los dos operarios. 
Retrocedió, mientras algunos se internaban en el pasillo y los demás regresaban a sus asientos. 
Y entonces ocurrió.
Silberman fue el primero en disparar. Fisher chilló cuando la mitad de su cuerpo se convirtió en arremolinadas partículas de ceniza radiactiva. Silberman cayó de rodillas y disparó a Tate. Éste dio un salto atrás y sacó su pistola. Daniels esquivó el rayo de Lanoir, que se estrelló contra la primera hilera de asientos. 
Lanoir avanzó con serenidad pegado a la pared, a través de las nubes de humo. Una silueta apareció ante él. Lanoir levantó la pistola y disparó. La silueta cayó a un lado y devolvió el disparo. Lanoir se tambaleó y cayó como un globo deshinchado. Silberman se precipitó hacia adelante. 
Domgraf-Schwach, sentado en su escritorio, tanteó frenéticamente en busca del botón de huida. Sus dedos lo tocaron, pero mientras lo apretaba, un rayo surgido de la pistola que empuñaba Portbane le saltó la tapa de los sesos. El cuerpo sin vida permaneció inmóvil un momento y luego fue catapultado hacia la "seguridad" por el complicado mecanismo oculto bajo el escritorio. 
—¡Por aquí! —gritó Portbane, elevando la voz sobre el siseo de los disparos—. ¡Sígueme, Tate!
Varios rayos partieron en su dirección. La mitad de la sala se vino abajo, convertida en una lluvia de escombros en llamas. Tate y él se dirigieron hacia la salida de emergencia más próxima. Detrás, los demás se abrían paso, disparando como posesos.
Horstokowski encontró la salida y descorrió el cerrojo. Disparó cuando dos siluetas aparecieron en el pasillo. Una cayó, pero la otra le agarró y ambos forcejearon. Daniels ofrecía un mejor blanco. Cuando Tate y Portbane salieron a la superficie, un rayo disparado por Daniels derribó al más alto de los dos. 
Portbane continuó corriendo unos metros y después se desplomó de bruces en silencio contra el costado de una casa de plástico, un sombrío cuadrado de negrura que se recortaba contra el cielo nocturno. 
¿Adónde iban? —preguntó con voz ronca Silberman cuando apareció en la boca del pasillo. 
El disparo de Lanoir le había segado el brazo derecho. El muñón se veía chamuscado. 
—He alcanzado a uno. 
Daniels y O'Keefe se aproximaron a la figura inmóvil con cautela. 
—Es Portbane. Ya sólo queda Tate. Hemos acabado con tres delos cuatro. No está mal, considerando el poco tiempo de que hemos dispuesto. 
—Tate es muy listo —resolló Silberman—. Creo que lo sospechaba. 
Escrutó la oscuridad que los rodeaba. Los soldados que regresaban del ataque con gases se acercaron a toda prisa. Los faros iluminaron el escenario del tiroteo. A lo lejos, las sirenas aullaban. 
—¿Por dónde se ha ido? —preguntó Daniels.
—Hacia el pantano. 
O'Keefe avanzó con cautela por la estrecha calle. Los demás le siguieron poco a poco. 
—Tú fuiste el primero en darte cuenta —dijo Horstokowski a Silberman—. Por un momento, creí en la prueba. Despué,s comprendí que nos engañaban. Esos cuatro se habían compinchado. 
—No esperaba que fueran cuatro —reconoció Silberman—. Sabía que, como mínimo, había un espía terrano entre nosotros, pero Lanoir...
—Siempre supe que Lanoir era un agente terrano —declaró O'Keefe—. Los resultados de la prueba no me sorprendieron. Se delataron cuando falsificaron sus resultados. 
Silberman indicó a un grupo de soldados que se acercaran.
—Capturad a Tate y traedle aquí. Se halla en la periferia del campamento. 
Los soldados se alejaron a toda prisa, confusos. Timbres de alarma sonaron por todas partes. Siluetas imprecisas corrían de un lado a otro. Como una colonia de hormigas revuelta, todo el campamento bullía de nerviosismo. 
—En otras palabras —dijo Daniels—, los cuatro vieron lo mismo que nosotros. Vieron que la muestra positiva era la B, pero en cambio escribieron la A. 
—Sabían que nosotroshabíamos escrito la B —explicó O'Keefe—, puesto que la B era la prueba positiva tomada del escenario del ataque. Les bastó con poner la otra. Los resultados daban la impresión de apoyar la teoría de la paranoia sostenida por Lanoir; por eso Portbane passó la prueba. Hacía mucho tiempo que lo habían planeado; formaba parte de su estrategia. 
—¡Lanoir introdujo las cintas! —exclamó Daniels—. Fisher y él las ocultaron entre las ruinas de la nave. Portbane nos convenció de que aceptáramos la demostración. 
—¿Qué intentaban hacer? —replicó O'Keefe—. Querían que nos entregáramos. Los monos terranos intentan acabar con la raza que va a sustituirlos. No vamos a rendirnos, por supuesto. Los cuatro eran muy listos; casi lograron convencerme. Cuando los resultados indicaron cinco contra cuatro, dudé por un instante, pero luego comprendí que habían planificado una complicada estrategia. 
Horstokowski examinó su pistola. 
—Me gustaría apoderarme de Tate y arrancarle toda la historia, el relato completo de su estratagema, para conocer los detalles. 
—¿Aún no estás convencido? —preguntó Daniels. 
—Claro que sí, pero me gustaría oírle admitirlo. 
—Dudo que volvamos a ver a Tate —dijo O'Keefe—. Ya habrá llegado a las líneas terranas. Es probable que se encuentre sentado en un gran transporte militar intersistemas, refiriendo su historia a oficiales terranos cargados de medallas. Apuesto a que en este momento ya están desplazando artillería pesada y tropas de combate. 
—Habrá que poner manos a la obra —dijo Daniels—. Repararemos la nave y la cargaremos de bombas H. Después de destruir sus bases de aquí, les declararemos la guerra abierta. Unos cuantos ataques al sistema solar les enseñarán a dejarnos en paz. 
Horstokowski sonrió. 
—Será un combate desigual: nosotros solos contra toda una galaxia. sin embargo, creo que daremos buena cuenta de ellos. Uno de nosotros vale por un millón de monos terranos. 



Traducción de Eduardo G. Murillo

[Tomado de Cuentos completos III, minotauro, España, 2007]

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los que se van de Omelas, de Ursula K. Le Guin

Con un estruendo de campanas que hizo alzar el vuelo a las golondrinas, la Fiesta del Verano penetró en la deslumbrante ciudad de Omelas, cuyas torres dominan el mar. En el puerto, los gallardetes ponían notas multicolores en los aparejos de los buques. En las calles, entre las casas de tejados rojos y paredes encaladas, entre los tupidos jardines y en las avenidas flanqueadas de árboles, ante los enormes parques y los edificios públicos, avanzaban las procesiones. Algunas eran solemnes: ancianos vestidos con ropas grises y malvas, maestros artesanos de rostros graves, mujeres sonrientes pero dignas, llevando en brazos a sus chiquillos y charlando mientras avanzaban. En otras calles, el ritmo de la música era más rápido,  un estruendo de tambores y de platillos; y la gente bailaba, toda la procesión no era más que un enorme baile. Los chiquillos saltaban por todos lados, y sus agudos gritos se elevaban como el vuelo de las golondrinas por encima de la música y de los cantos. Todas la…

La puta de Mensa, de Woody Allen

Cuando se es investigador privado, uno ha de aprender a confiar en sus corazonadas. Por eso en el momento en que un tipo tembloroso como un flan llamado Word Babcock entró en mi oficina y puso las cartas sobre la mesa, debí haber hecho caso del escalofrío glacial que sacudió mi espinazo. —¿Kaiser? —preguntó—. ¿Kaiser Lupowitz? —Eso es lo que pone en mi licencia —admití. —Tiene que ayudarme. Me están haciendo un chantaje. ¡Por favor! Se agitaba como el animador de una orquesta de rumba. Le empujé un vaso por encima de la mesa y la botella de whisky que guardo a mano con propósitos no medicinales. —¿Qué le parece si se tranquiliza y me lo cuenta todo? —¿No... no se lo dirá luego a mi mujer? —-Hablemos claro, Word. No puedo hacerle promesas. Intentó servirse un trago, pero el tintineo podía oírse al otro lado de la calle, y la mayor parte del licor fue a parar a sus zapatos. —Soy un honrado trabajador —explicó—. Mantenimiento de máquinas. Construyo y reparo vibradores. Ya sabe... esos aparatitos …

Donde su fuego nunca se apaga, de May Sinclair

Me piden el cuento más memorable de cuantos he leído. Pienso en "El escarabajo de oro" de Poe, en "Los expulsados de Poker-Flat" de Bret Harte, en "Corazón de la tiniebla" de Conrad; en "El jardinero" de Kipling —o en "La mejor historia del mundo"—, en "Bola de sebo" de Maupassant, en "La para de mono" de Jacobs, en "El dios de los gongs" de Chesterton. Pienso en el relato del ciego Abdula en "Las mil y una noches", en O. Henry y en el infante don Juan Manuel, en otros nombres evidentes e ilustres. Elijo, sin embargo —en gracia de su poca notoriedad y de su valor indudable— el relato alucinatorio "Donde su fuego nunca se apaga", de May Sincalir. 
Recuérdese la pobreza de los Infiernos que han elaborado los teólogos y que los poetas han repetido; léase después este cuento. 

Jorge Luis Borges "Por qué eligió este cuento Jorge Luis Borges", El hogar, 26 de julio de 1935.

* * * * *