Ir al contenido principal

Por un español más simple, de Daniel Cazés

Daniel Cazés

Los recientes cambios ortográficos propuestos por la Real Academia Española, sirven a Daniel Cazés -investigador universitario y autor de libros como Memoria universitaria, Las obra feministas de Francois de la Barre y Crónica 1968, entre otros- como pretexto para escribir una desopilante sátira sobre el futuro de nuestra lengua.

En vista de la evolución del uso de la lengua castellana en los últimos años, debido a las aportaciones realizadas por los jóvenes, la Real Academia de la Lengua está dando a conocer la reforma que ideó desde 2004 de la ortografía, uno de cuyos objetivos consiste en unificarla como lengua universal de los hispanohablantes.
Será una enmienda paulatina, que entrará en vigor poco a poco, para evitar confusiones.
La reforma,  que como se verá ya ha comenzado a aplicarse, hará más simple el castellano, pondrá fin a los problemas de diferentes países y hará que nos entendamos de manera universal quienes hablamos esta noble lengua.
La reforma se introducirá por etapas que se darán a conocer poco a poco. Las siguientes son sólo las más importantes y no están enumeradas siguiendo ningún orden. 
Supresión de las diferencias entre c, q y k. Komo despegue del plan, todo sonido parecido al de la k será asumido por esta letra. En adelante, pues, se eskribirá:
kasa, keso, Kijote...
Se simplifikará el sonido de la c y z para igualar a España con Hispanoamérica, en donde se convierten ambas letras en un úniko fonema "s" kon lo kual sobrarán la c y la z:
"El sapato de Sesilia es asul".
Desapareserá la doble c y será reemplasada por la x:
"Tuve un axidente en la Avenida Oxidental". 
Grasias a esta modifikasión, los españoles no tendrásn desventajas ortográfikas frente a otros pueblos, por su pronunsiasión de siertas letras.
Asimismo, se fundirá la b con la v, ya ke no existe diferensia alguna entre el sonido de la b y la v.
Así, desaparecerá la v.
Y beremos kómo bastará con la b para ke bibamos felises y kontentos.
Pasará lo mismo con la elle (ke ya no es letra independiente) y la y. Todo se eskribirá con y:
"Yébeme de paseo a Sebiya, señor Biyar".
Esta integrasión probokará agradesimiento general de kienes hablan kasteyano, desde Balensia hasta Bolibia.
La hache, kuya presensia es fantasma, kedará suprimida por kompleto cuando no represete ningún sonido:
Así, hablaremos de abas o alkool. No tendremos ke pensar kómo se eskribe sanaoria y se akabarán esas komplikadas y umiyantes sitinsiones entre "echo" y "hecho".
Ya no abrá que desperdisiar más oras de estudio en semejante kuestión ke nos tenía artos.
Para mayor konsistensia, todo sonido de erre se eskribirá kon doble r:
"Rroberto me rregaló una rradio".
Para ebitar otros problemas ortográfikos, se fusionarán la g y la j, para ke así, jitano se eskriba komo jirafa y jeranio komo jefe. Aora todo ba kon jota:
"El jeneral jestionó la jerensia".
No ay duda de ke esta sensiya modifikasión ará ke ablemos y eskribamos todos kon más rregularidad y más rrápido rritmo.
Orrible kalamidad del kasteyano, en jeneral, son las tildes o asentos.
Esta sankadiya kotidiana jenerará una axión disisiba en la rreforma; aremos komo el inglés, ke a triunfado unibersalmente sin tildes. Kedaran kanseladas, komo komenso a acerse kon algunos asentos grafikos ase poco tiempo; desde aora y en adelante abran de ser el sentido komun  y la intelijensia kayejera los ke digan a ke se rrefiere cada bocablo. Berbigrasia:
"¡Komo komo komo, komo komo komo!".
Las konsonantes st, ps, o pt juntas kedaran komo simples t o s, con el fin de aprosimarse lo masimo posible a la pronunisiasion iberoamerikana y a la jenerañisada en Europa.
Kon el kambio anterior diremos ke etas proputas okasionales etan detinadas a mejorar ete etado ortografiko konfuso..
Tambien seran proibidas siertas konsosnantes finales ke inkomodan  y poko ayudan a  la siudadania.
Asi, se dira: "¿ke ora e en tu relo?", "As un ueco en la pare" y "La mita de los aorros son de agusti".
Entre eyas, se suprimiran las eses de los plurales, de manera que diremos "la mujere" y "lo ombre".
Despues yegara la eliminasio de la d del partisipio pasao y la kansealsio de lo articulo. El uso a impueto kasi no se diga ya "bailado" sino "bailao", no "erbido" sino "erbio" y no "benido" sino "benio".
Kabibajo asetaremo eta kotumbre bulgar, ya ke el pueblo yano manda, al fin y al kabo.
Tambien kedara, entonse, esa d nterbokalika ke poka jente pronunsia.
Adema y konsiderando ke el latin no tenia articulo y nosotro no debemo seguir perdiendo tradisione ke nuetro padre latin rrechasaba, kateyano karecera de artikulo.
Sera poko enrredao en prinsipio y ablaremo komo futbolita yugolabo, pero depue todo etranjero beran ke tarea de aprender  nuebo idioma rresulta ma fasile.
Profesore terminaran benerando akademiko ke han desidido aser rreforma klabe para le sere umano ke bibimo en nasione ispanoablante gosemo berdaderamente del idioma de Serbante y Kebedo.
Eso si:
Nunka asetaremo ke potensia etranjera token kabeyo de letra eñe.
Eñe rrepresenta balore ma elebado de tradision ispanika y primero kaeremo mueto ante ke asetar bejasione a simbolo k a sio korason bibifikante de istoria kastisa española y unibersa.
Y en Mexiko tampoko eliminaremo eki ke pronunsiamo komo jota:
Do Afonso Reye ya demotro ke yebamo iskrita en frente. Nadie podra akaba kon patrimonio ke orrguyosamete enarrbolamo, adema de kon eñe kokistadora, kon eki liberadora.
¡Ke biba Mexiko, kabrone!

[Tomado de Revista de la Universidad de México, Nueva Época, Número 84, Febrero 2011]

Comentarios

Entradas populares de este blog

La puta de Mensa, de Woody Allen

Cuando se es investigador privado, uno ha de aprender a confiar en sus corazonadas. Por eso en el momento en que un tipo tembloroso como un flan llamado Word Babcock entró en mi oficina y puso las cartas sobre la mesa, debí haber hecho caso del escalofrío glacial que sacudió mi espinazo. —¿Kaiser? —preguntó—. ¿Kaiser Lupowitz? —Eso es lo que pone en mi licencia —admití. —Tiene que ayudarme. Me están haciendo un chantaje. ¡Por favor! Se agitaba como el animador de una orquesta de rumba. Le empujé un vaso por encima de la mesa y la botella de whisky que guardo a mano con propósitos no medicinales. —¿Qué le parece si se tranquiliza y me lo cuenta todo? —¿No... no se lo dirá luego a mi mujer? —-Hablemos claro, Word. No puedo hacerle promesas. Intentó servirse un trago, pero el tintineo podía oírse al otro lado de la calle, y la mayor parte del licor fue a parar a sus zapatos. —Soy un honrado trabajador —explicó—. Mantenimiento de máquinas. Construyo y reparo vibradores. Ya sabe... esos aparatitos …

Los que se van de Omelas, de Ursula K. Le Guin

Con un estruendo de campanas que hizo alzar el vuelo a las golondrinas, la Fiesta del Verano penetró en la deslumbrante ciudad de Omelas, cuyas torres dominan el mar. En el puerto, los gallardetes ponían notas multicolores en los aparejos de los buques. En las calles, entre las casas de tejados rojos y paredes encaladas, entre los tupidos jardines y en las avenidas flanqueadas de árboles, ante los enormes parques y los edificios públicos, avanzaban las procesiones. Algunas eran solemnes: ancianos vestidos con ropas grises y malvas, maestros artesanos de rostros graves, mujeres sonrientes pero dignas, llevando en brazos a sus chiquillos y charlando mientras avanzaban. En otras calles, el ritmo de la música era más rápido,  un estruendo de tambores y de platillos; y la gente bailaba, toda la procesión no era más que un enorme baile. Los chiquillos saltaban por todos lados, y sus agudos gritos se elevaban como el vuelo de las golondrinas por encima de la música y de los cantos. Todas la…

Donde su fuego nunca se apaga, de May Sinclair

Me piden el cuento más memorable de cuantos he leído. Pienso en "El escarabajo de oro" de Poe, en "Los expulsados de Poker-Flat" de Bret Harte, en "Corazón de la tiniebla" de Conrad; en "El jardinero" de Kipling o en "La mejor historia del mundo", en "Bola de sebo" de Maupassant, en "La para de mono" de Jacobs, en "El dios de los gongs" de Chesterton. Pienso en el relato del ciego Abdula en "Las mil y una noches", en O. Henry y en el infante don Juan Manuel, en otros nombres evidentes e ilustres. Elijo, sin embargo en gracia de su poca notoriedad y de su valor indudable el relato alucinatorio "Donde su fuego nunca se apaga", de May Sincalir. 
Recuérdese la pobreza de los Infiernos que han elaborado los teólogos y que los poetas han repetido; léase después este cuento. 

Jorge Luis Borges "Por qué eligió este cuento Jorge Luis Borges", El hogar, 26 de julio de 1935.

* * * * *