Ir al contenido principal

De las bestias fieras, de Bernardino de Sahagún

1.- El tigre anda y bulle en las sierras, y entre las peñas y riscos, y también en el agua, y dicen es príncipe y señor de los otros animales; y es avisado y rescatado y regálase como el gato, y no siente trabajo ninguno, y tiene asco de beber cosas sucias y hediondas, y tiénese en mucho; es bajo y corpulento y tiene la cola larga, las manos son gruesas y anchas, y tiene el pescuezo grueso; tiene la cabeza grande, las orejas son pequeñas, el hocico grueso y carnoso y corto, y de color prieto, y la nariz tiene grasienta, y tiene la cara ancha y los ojos relucientes como brasa; los colmillos son grandes y gruesos, los dientes menudos, chicos y agudos, las muelas anchas de arriba y la boca muy ancha, y tiene uñas largas y agudas, tiene pesuños en los brazos y en las piernas; y tiene el pecho blanco, tiene el pelo lezne y como crece se va manchando, y crécenle las uñas, y agarra, crécenle los dientes y las muelas y los colmillos y regaña y muerde, y arranca con los dientes y corta, y gruñe, y brama, sonando como trompeta. El tigre blanco dicen que es el capitán de los otros tigres, y es muy blanco; hay otros que son blanquecinos, manchados de prieto; hay otro tigre de pelo bermejo y manchado de negro.
2.- La propiedad del tigre es que come animales como lo son ciervos, conejos y otros semejantes; es regalado y no es para trabajo, si tiene mucho cuidado de sí, báñase, y de noche ve los animales que ha de cazar, tiene muy larga vista, aunque haga muy oscuro y aunque haga niebla ve las cosas muy pequeñas; cuando ve al cazador con su arco no huye sino siéntase, mirando hacia él, sin ponerse detrás de alguna cosa, ni arrímase a nada, luego comienza a hipar y aquel aire enderézale hacia el cazador, a propósito de ponerle temor y miedo y desmayarle el corazón con el hipo, y el cazador comienza luego a tirarle, y la primera saeta que es de caña tómala el tigre con la mano y hácela pedazos con los dientes, y comienza a regañar y gruñir, y echándole otra saeta, hace lo mismo.
3.- Los cazadores tenían cuenta con que no habían de tirar al tigre más de cuatro saetas; ésta era su costumbre o devoción, y como no lo matasen con las cuatro saetas, luego el cazador se daba por vencido, y el tigre luego empieza a esperezarse y sacudirse y a relamerse; hecho esto, recógese, da un salto, como volando y arrójase sobre el cazador aunque esté lejos diez o quince brazas, no da más de un salto; va todo erizado como el gato contra el perro; luego mata al cazador y se lo come.
4.- Los cazadores diestros, en echando la primera saeta, si el tigre la hizo pedazos toman una hoja de un árbol de roble o de otro árbol semejante, e híncala en la saeta y tiran con ella al tigre; y la hoja así puesta hace ruido así como cuando vuela una langosta, y cáese en el suelo al medio del camino o cerca del tigre, y con esto se divierte el tigre (a) allegar la hoja que cae, y llega la saeta y pásale, o hiérele; y luego el tigre da un salto hacia arriba, y tornando a caer en tierra, tórnase a sentar como estaba de antes y allí muere sentado sin cerrar los ojos, y aunque está muerto parece vivo. Cuando el tigre caza primero hipa, y con aquel aire desmaya a lo que ha de cazar. La carne del tigre tiene mal olor, requema.
5.- Una gente que eran como asesinos, los cuales se llamaban monotzalique, era gente usada y atrevida para matar, traían consigo del pellejo del tigre un pedazo de la frente y otro pedazo del pecho, y el cabo de la cola y las uñas y el corazón, y los colmillos y los hocicos; decían que con esto eran fuertes y osados, y espantables a todos, y todos les temían, y a ninguno habían miedo por razón de tener consigo estas cosas del tigre; éstos se llamaban también pixeque teyolpachoanime.
6.- Al gato cerval llámanle por este nombre, conviene a saber, tlacoocélotl, tlacomiztli, porque es pequeño, del tamaño de un gato, es pardo y tiene unas manchas oscuras como el tigre pintado.
7.- Hay un animal en esta tierra que se llama tlacaxólotl; es grande, mayor que un gran buey, tiene gran cabeza y largo el hocico, las orejas muy anchas; tiene los dientes y las muelas muy grandes, pero de la forma de la persona; tiene muy grueso el pescuezo y muy fornido; tiene los pies y las manos gruesas, las uñas como buey, pero mayores; tiene las ancas grandes y anchas, la cola tiene gruesa y larga; es de color de buey rojo, tiene muy grueso el cuero; la carne es de comer, dicen que tiene la carne y el sabor de ella de todos los animales y aves, y aun de hombres.
8.- este animal es raro; vive en las provincias de Atzcan, y de Tepotzotlan, y de Tlaquilapan, que son hacia Hondura; vive en las montañas y desiertos, entre las peñas, come cacahuates monteses y otros cacahuates que se llaman quapalachtli; come también maíz verde y mazorcas de maíz cuando topa con un maizal, cómelo todo sin dejar nada; cuando le falta comida come hojas de matas y árboles. Cuando estercola, los cacaos enteros, casi una carga de ellos cada vez; andan los habitantes de aquella tierra a buscar en estiércol para coger el cacao que echa este animal. No teme a las gentes, ni muere con saetas; tómanle haciendo un hoyo grande y cubriéndole con ramas y con hierbas, para que caiga dentro, allí le matan y de allí le sacan con sogas; y comen su carne, que tiene muy buen comer.
9.- Hay un animal que se llama tzoníztac, críase hacia la mar del sur, en la provincia de Toztlan y llámanle tzoníztac porque tiene la cabeza muy blanca tan solamente; es del tamaño del tigre o casi, es bajo de pies y de grueso cuerpo; come carne de las bestias silvestres. Cuando quiere cazar regaña como gato, y luego arrebata la caza; tiene las manos y los pies como tigre; es muy negro (de) todo el cuerpo y tiene la cola larga. Este animal muy pocas veces parece, y si alguno (se)encuentra con él y le ve la cabeza amarilla, es señal de que morirá presto; y si alguno le encuentra, y le parece con la cabeza blanca, es señal de que vivirá mucho, en pobreza, aunque mucho trabaje; este agüero se tenía acerca de este animal. Matarle con saeta.
10.- Hay otro animal que por la relación parece que es oso, y si no es oso no sé qué animal se compone de los que conocemos; es animal velloso, de larga lana; tiene la cola muy vellosa, como la de la zorra, pero de color pardo oscuro; tiene la lana vedijosa cuando es ya viejo; tiene las orejas pequeñas y angostas; tiene la cara redonda y ancha, casi retrae a la cara de la persona; tiene el hocico grueso; echa el anhélito ponzoñoso para emponzoñar cuando topa; el vaho o aire que echa es de muchos colores, como el arco del cielo, ; es muy avisado y pónese en acecho para matar o cazar.
11.- El león es del tamaño del tigre, no es manchado; tiene el pelo también lezne y en el cuerpo es de la manera del tigre, sino que tiene las uñas mayores y también pesuños muy largos; es rojo oscuro; hay leones bermejos y otros blanquecinos (y) éstos se llaman leones blancos.
12.- Hay un animal que se llama quauhmiztli; por las propiedades parece ser onza, y si no lo es, no sé a qué otro animal sea semejante; dicen que es semejante al león, sino que siempre anda en los árboles saltando de unos a otros, y allí busca su comida; pocas veces anda en el suelo.
13.- Hay un animal en estas partes que se llama mazamiztli, quiere decir ciervo.león, el cual no sé si hay en alguna otra parte, es del tamaño del ciervo y tiene el color del ciervo, y tiene sus uñas como ciervo, y los machos tienen cuerno como ciervo; pero tiene pesuños como león, muy agudos, y los dientes y los colmillos como león, no come hierbas, anda entre los otros ciervos, y cuando quiere comer abrázase con un ciervo, y con el pesuño ábrele por la barriga, comenzando desde las piernas hasta la garganta, y así le echa fuera todos los intestinos y le come; en ninguna cosa le conocen los otros ciervos, sino en el mal hedor que tiene.
14.- Hay otro animal en esta tierra que se llama cuitlamiztli, quiere decir león bastardo; éste, según lo que de él se dice, , es lobo, como ciervos y gallinas y ovejas, en tomando un ciervo hártase de él, hasta no poder más, y por esto le llaman león bastardo, porque es glotón, ni tiene cueva como los leones, y de noche come las gallinas y las ovejas y aunque esté harto mata todas las gallinas y ovejas que puede.
15.- Hay otro animal en esta tierra que se llama itzcuinquani, quiere decir comedor de perros, que es de la manera del que arriba se dijo; llámase comedor de perros porque de noche llégase a las poblaciones, y desde cerca del lugar comienza a aullar y todos los perro que le oyen, le responden aullando, y van corriendo a donde él está, y en estando juntos con él los perros, mata los que ha menester para comer y cómelos, y los demás vanse; su comer son los perros, hállalos muy sabrosos este animal; según esta relación parece ser lobo.

[Tomado de "Fauna de Nueva España", México, FCE, 2005]

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los que se van de Omelas, de Ursula K. Le Guin

Con un estruendo de campanas que hizo alzar el vuelo a las golondrinas, la Fiesta del Verano penetró en la deslumbrante ciudad de Omelas, cuyas torres dominan el mar. En el puerto, los gallardetes ponían notas multicolores en los aparejos de los buques. En las calles, entre las casas de tejados rojos y paredes encaladas, entre los tupidos jardines y en las avenidas flanqueadas de árboles, ante los enormes parques y los edificios públicos, avanzaban las procesiones. Algunas eran solemnes: ancianos vestidos con ropas grises y malvas, maestros artesanos de rostros graves, mujeres sonrientes pero dignas, llevando en brazos a sus chiquillos y charlando mientras avanzaban. En otras calles, el ritmo de la música era más rápido,  un estruendo de tambores y de platillos; y la gente bailaba, toda la procesión no era más que un enorme baile. Los chiquillos saltaban por todos lados, y sus agudos gritos se elevaban como el vuelo de las golondrinas por encima de la música y de los cantos. Todas la…

La puta de Mensa, de Woody Allen

Cuando se es investigador privado, uno ha de aprender a confiar en sus corazonadas. Por eso en el momento en que un tipo tembloroso como un flan llamado Word Babcock entró en mi oficina y puso las cartas sobre la mesa, debí haber hecho caso del escalofrío glacial que sacudió mi espinazo. —¿Kaiser? —preguntó—. ¿Kaiser Lupowitz? —Eso es lo que pone en mi licencia —admití. —Tiene que ayudarme. Me están haciendo un chantaje. ¡Por favor! Se agitaba como el animador de una orquesta de rumba. Le empujé un vaso por encima de la mesa y la botella de whisky que guardo a mano con propósitos no medicinales. —¿Qué le parece si se tranquiliza y me lo cuenta todo? —¿No... no se lo dirá luego a mi mujer? —-Hablemos claro, Word. No puedo hacerle promesas. Intentó servirse un trago, pero el tintineo podía oírse al otro lado de la calle, y la mayor parte del licor fue a parar a sus zapatos. —Soy un honrado trabajador —explicó—. Mantenimiento de máquinas. Construyo y reparo vibradores. Ya sabe... esos aparatitos …

Donde su fuego nunca se apaga, de May Sinclair

Me piden el cuento más memorable de cuantos he leído. Pienso en "El escarabajo de oro" de Poe, en "Los expulsados de Poker-Flat" de Bret Harte, en "Corazón de la tiniebla" de Conrad; en "El jardinero" de Kipling —o en "La mejor historia del mundo"—, en "Bola de sebo" de Maupassant, en "La para de mono" de Jacobs, en "El dios de los gongs" de Chesterton. Pienso en el relato del ciego Abdula en "Las mil y una noches", en O. Henry y en el infante don Juan Manuel, en otros nombres evidentes e ilustres. Elijo, sin embargo —en gracia de su poca notoriedad y de su valor indudable— el relato alucinatorio "Donde su fuego nunca se apaga", de May Sincalir. 
Recuérdese la pobreza de los Infiernos que han elaborado los teólogos y que los poetas han repetido; léase después este cuento. 

Jorge Luis Borges "Por qué eligió este cuento Jorge Luis Borges", El hogar, 26 de julio de 1935.

* * * * *