Ir al contenido principal

Si el buen Dios fuera suizo, de Hugo Loetscher


¿Qué habría pasado si Dios fuera suizo? La pregunta no es nada gratuita, como algunos pudieran pensar, ya que surge la fundada sospecha de que muchas cosas hubieran salido de otra manera.
La idea no es tan impertinente, viendo que otros pueblos también ocupan a Dios.
Dicen, por ejemplo, que alguien "vive como nuestro señor en Francia". ¿Por qué tiene que ser justamente en Francia donde le gustaría vivir al buen Dios? ¿Por la comida? ¿Y de veras es una buena referencia para Dios sentirse bien en París, que da lugar a tantos rumores? ¿Por qué no se dice: vive como nuestro señor en Suiza? Aquí la situación es mucho más segura. Disponemos de una industria hotelera mundialmente reconocida. Por otro lado hay que tomar en cuenta: los que se sienten a gusto podrían querer quedarse al final.
Y los norteamericanos dicen, por ejemplo, que su país "es la propia tiera de Dios". Pero los pesos y las medidas de Estados Unidos no son los nuestros ni mucho menos -tomando en cuenta los precios de nuestro suelo. ¿Qué no empezamos nuestra historia defendiendo nuestro suelo? No dejaremos arrebatárnoslo por nadie, y lo que concierne a la posesión de las tierras no hay quien lo mueva. De todos modos parece que la belleza de este suelo se nos revela tan sólo a aquel que sabe imponer puntos fronterizos y erigir cercas.
Y los brasileños incluso pretenden que Dios "mismo es brasileño". Pero suelen decir asimismo: "todos somos brasileños", con que ni siquiera el Todopoderoso estorba. Sin embargo, no habría de tratarse de un "brasileño de nacimiento", sino de uno naturalizado. A este respecto, nosotros somos más cautelosos. "Todos son suizos" no es ninguna invitación helvética. Los suizos sólo lo somos nosotros, un número reducido, pero más recios en cambio. Por supuesto nos parece obvio que todos quisieran volverse suizos, pero hay que saber contenerse, no sólo por el aglomeramiento en un país tan pequeño. Si alguien quiere volverse suizo, tendrá que meterse en gastos; y los gastos varían de un municipio a otro.
No importa si Dios se siente a gusto en Francia, en Estados Unidos llega a tener sus tierras y de acuerdo con el pasaporte es también brasileño, para nosotros la cuestión se plantea de otra manera. Y no tan sencilla como la había formulado Carl Spitteler: si los mismos suizos hubiéramos creado los alpes, no habrían crecido tan altos.
Algunas cosas podrían alegarse a favor de que Dios pudiera ser suizo -bien alejado de todo y sólo contemplando, esto está divino como suizo.
La pregunta de qué hubiera pasado si Dios hubiera sido suizo surgió después de que escuchamos en la radio un comentario sobre la afiliación de Suiza a la ONU. Carecían de interés argumentos en contra -eran de sobra sabidos- pero una vez más estaba hablando uno de esos suizos que en calidad de un pequeño dios arremeten contra la historia mundial de los demás. Claro que afloraba un cierto resentimiento: si nos hubieran preguntado a nosotros, todo habría salido diferente, pero lo que pasa es que no nos preguntan.
Pues bien, dado que algunos suizos ostentan cierto talento de ser Dios, ¿por qué Nuestro Señor no tendría por su lado algún talento de ser suizo?
Sobra mencionar que en este caso estamos pensando obviamente en el Todopoderoso. No en aquel niñito ilegítimo que nació en el establo. Si tiene que ser Dios, entonces ser el Todopoderoso quien, en caso de necesidad, pudiera depositar el universo.
Con todo, si el creador del mundo hubiera sido suizo también la Biblia tendría que contarse de otra manera. Ciertamente hay biblias para niños, para pobres, para negros -¿por qué no habría también una biblia especial para suizos?
Pero he aquí que surgen nuevas dificultades. Pues este Dios creó el mundo de la nada. Sin embargo, de la nada no puede salir nada de nada. Nosotros, en cambio, no empezamos desde la nada, sino desde pequeños. Nosotros logramos trabajando lo que tenemos, y por lo tanto queremos conservarlo.
Por otra parte, a veces no nos disgustaría que algo naciera de la nada. En el caso de las muchas fortunas depositadas e invertidas en nuestros bancos, preferiríamos que vinieran de la nada, en lugar de saber exactamente de dónde provienen.
Con todo, persiste el mayor problema: es decir, el mejor momento para crear el mundo. Para un suizo es de suma importancia saber cuándo por fin ha llegado el momento oportuno -cuándo por ejemplo se les otorga el derecho a las mujeres de votar o cuando es hora de ingresar a la ONU- y nadie ha sido tan creativo como nosotros en el tiempo de espera.
Y la prueba de que el mundo no se creó en el momento oportuno la dieron Eva y Adán: apenas habían empezado a existir cuando hubo que expulsarlos; apenas tuvieron hijos, uno mató a otro.
Todo esto habría salido diferente de haberse aguardado más tiempo. Por eso, un Dios que hubiera sido suizo habría sabido esperar, pues todo tiene que crecer y madurar. Él podía haber esperado tanto más cuanto que para Él mil años son como un día, aun si hubiera pasado mucho tiempo así. Algún día habría puesto este tiempo a disposición de la industria relojera.
Si Dios nuestro Señor hubiera sido suizo, hasta hoy seguiría esperando el momento justo de crear al mundo.
Nada más que, si este Dios hubiera sido suizo y hubiera esperado, no existiría este mundo ni tampoco Suiza -¡y esto sería una gran lástima!
Es así que los suizos debemos nuestra existencia a un dios que gracias a Dios no fue suizo. En ese sentido es correcto que lo recordemos en nuestra constitución.
Pero, en resumidas cuentas, no estamos tan alejados de Dios. Pues cuando Dios creó el mundo, "vio todo cuanto había hecho y he aquí que estaba muy bien". Consta que Dios tiene un atributo suizo en su carácter, porque a nosotros nos pasa igual. Cuando hacemos algo, lo contemplamos, y he aquí que está muy bien.

Traducción de Marlene Rall y Javier García-Galiano

[Tomado de Si el buen Dios fuera suizo. Cuentos suizos del siglo XX, UNAM, México, 2005]

Entradas populares de este blog

Los que se van de Omelas, de Ursula K. Le Guin

Con un estruendo de campanas que hizo alzar el vuelo a las golondrinas, la Fiesta del Verano penetró en la deslumbrante ciudad de Omelas, cuyas torres dominan el mar. En el puerto, los gallardetes ponían notas multicolores en los aparejos de los buques. En las calles, entre las casas de tejados rojos y paredes encaladas, entre los tupidos jardines y en las avenidas flanqueadas de árboles, ante los enormes parques y los edificios públicos, avanzaban las procesiones. Algunas eran solemnes: ancianos vestidos con ropas grises y malvas, maestros artesanos de rostros graves, mujeres sonrientes pero dignas, llevando en brazos a sus chiquillos y charlando mientras avanzaban. En otras calles, el ritmo de la música era más rápido,  un estruendo de tambores y de platillos; y la gente bailaba, toda la procesión no era más que un enorme baile. Los chiquillos saltaban por todos lados, y sus agudos gritos se elevaban como el vuelo de las golondrinas por encima de la música y de los cantos. Todas la…

La puta de Mensa, de Woody Allen

Cuando se es investigador privado, uno ha de aprender a confiar en sus corazonadas. Por eso en el momento en que un tipo tembloroso como un flan llamado Word Babcock entró en mi oficina y puso las cartas sobre la mesa, debí haber hecho caso del escalofrío glacial que sacudió mi espinazo. —¿Kaiser? —preguntó—. ¿Kaiser Lupowitz? —Eso es lo que pone en mi licencia —admití. —Tiene que ayudarme. Me están haciendo un chantaje. ¡Por favor! Se agitaba como el animador de una orquesta de rumba. Le empujé un vaso por encima de la mesa y la botella de whisky que guardo a mano con propósitos no medicinales. —¿Qué le parece si se tranquiliza y me lo cuenta todo? —¿No... no se lo dirá luego a mi mujer? —-Hablemos claro, Word. No puedo hacerle promesas. Intentó servirse un trago, pero el tintineo podía oírse al otro lado de la calle, y la mayor parte del licor fue a parar a sus zapatos. —Soy un honrado trabajador —explicó—. Mantenimiento de máquinas. Construyo y reparo vibradores. Ya sabe... esos aparatitos …

Donde su fuego nunca se apaga, de May Sinclair

Me piden el cuento más memorable de cuantos he leído. Pienso en "El escarabajo de oro" de Poe, en "Los expulsados de Poker-Flat" de Bret Harte, en "Corazón de la tiniebla" de Conrad; en "El jardinero" de Kipling —o en "La mejor historia del mundo"—, en "Bola de sebo" de Maupassant, en "La para de mono" de Jacobs, en "El dios de los gongs" de Chesterton. Pienso en el relato del ciego Abdula en "Las mil y una noches", en O. Henry y en el infante don Juan Manuel, en otros nombres evidentes e ilustres. Elijo, sin embargo —en gracia de su poca notoriedad y de su valor indudable— el relato alucinatorio "Donde su fuego nunca se apaga", de May Sincalir. 
Recuérdese la pobreza de los Infiernos que han elaborado los teólogos y que los poetas han repetido; léase después este cuento. 

Jorge Luis Borges "Por qué eligió este cuento Jorge Luis Borges", El hogar, 26 de julio de 1935.

* * * * *