Ir al contenido principal

Conversaciones, de Ulises Granados

La imagen puede contener: 1 persona, tocando un instrumento musical y guitarra
Ulises Granados
Conversaciones I


Me senté con mi maestro en un café a discutir sobre mi escritura, tratando de aclarar algunas dudas.
—Supongamos que esto es una minificción, ¿debería dispararle ahora mismo? —le dije mientras sostenía una pistola contra su cara.
—No debiste haber dudado, ahora ya no tendría la misma fuerza y tendrías que planear un argumento. Lo has complicado todo.
—Ok, tiene razón. ¿Y qué hago ahora?, ¿le cuento una historia de amor en la que yo salga herido para que podamos reírnos juntos unos minutos, unos años? —pregunté, agitando los brazos exageradamente, como hacen los malos actores.
—No, no, ya no hay tiempo para eso: el amor no es breve.
—Mmm… ¿describo alguna epifanía?, ¿un cambio en mi estado de ánimo con su subsecuente alteración en el ambiente?
—Pero si no has contado nada aún y nadie sabe dónde estamos, cómo es el clima, qué hora es.
—¿Entonces?... ¿Un final sorpresivo?
—Demasiado tarde.
Salí del café sosteniendo el arma todavía cálida con las manos temblorosas. Después de todo, siempre es difícil corregir a un maestro.




Conversaciones II


Me encontré con mi maestro en un inmenso jardín adornado con pirúes. Estaba sentado bajo la sombra, esperándome.
—Tenemos que hablar sobre tu estilo —dijo.
—¿Mi estilo?
—Me preocupa. El estilo es una expresión y como tal es un argumento estético, incluso ideológico. ¿Conoces la historia del burro y el tigre?
—No.
—Un burro se extravía dentro de la jungla, pero no deja de caminar. No sabe que está perdido. Sus pasos lo llevan, uno tras otro, hasta un montículo sombreado, donde reposa un tigre. El burro jamás ha visto a un tigre y el tigre jamás ha visto a un burro. Son la primera impresión que tiene el uno del otro. El tigre, curioso, desciende del montículo y camina en círculos alrededor del burro, que se pone nervioso con sólo sentir que el tigre lo ronda. Impulsado por la inquietud y la ignorancia, el burro tira una coz que impacta justo en la quijada del tigre, pero no logra hacerle ningún daño importante. El tigre se pregunta, dado que no conoce al burro, si esa será toda su fuerza, y sigue rondándolo con la misma tranquilidad. Espantado de ver que el tigre continúa al acecho, tira otra coz, revelando que, en efecto, esa es toda su fuerza. El tigre, por supuesto, lo devora enseguida. Tú eres como el burro, pero crees que eres un tigre. Te extravías, pero crees que rondas; tus zarpazos son patadas suaves; tus rugidos, rebuznos.
Impulsado por mi inquietud e ignorancia, le rompí la nariz de un puñetazo, y me fui, dejándolo inconsciente bajo lo sombra de un pirú.




Conversaciones III


Mi maestro y yo acordamos que ambos asistiríamos tanto a su funeral como al mío. Naturalmente, el suyo llegó primero. Y allí estábamos los dos, según lo acordado.
Reímos mucho al ver la cantidad de gente que lo lloraba; él, porque no podía creer que tantos de sus enemigos estuvieran allí, clamando entre sollozos por su muerte; yo, porque aún lo tenía a mi lado. Aun así, no todos en el lugar eran hipócritas; además de familiares, de viejos amores, había algunas personas que igual que yo lo consideraban un ejemplo y lo lloraban sinceramente.
Mira, allá a lo lejos —señaló mi maestro a una sombra—, allá está mi propio maestro. Es aquel hombre que no se acerca y apenas muestra su silueta difusa. Sabrá dios si viene a verme o a verte. Los precursores pueden ser vanidosos, tanto que podrían venir a buscar el reconocimiento de las nuevas generaciones en lugares como éste. Esperemos que nadie más lo mencione hoy.
Volvimos a reír mucho; él, por lo que dijo; yo, porque él permanecía aún a mí lado.
Luego vino mi funeral y estuve ahí, según lo acordado, acompañado de mi propio alumno, esperando a mi maestro. Le narré a mi alumno lo sucedido en aquel funeral y los dos reímos mucho; yo, por lo que dije; él, porque en este funeral pasaba exactamente lo mismo.
A lo lejos, un par de hombres comenzaron a discutir con gran estrépito, así que mi alumno se acercó para tratar de hablar con ellos y serenarlos, para que mostraran el respeto que se merecía el difunto; yo le seguí de cerca.
Cuando llegamos, uno de los dos hombres ya había dejado inconsciente al otro a golpes, pero aún no se le quitaba de encima. Al vernos, se levantó con rapidez, dejando ver una silueta difusa y golpeada debajo suyo, y aún jadeando se presentó con mi alumno.
Mucho gusto —le dijo, señalándome—, soy su maestro.




Conversaciones IV


Nos sentamos, mi maestro y yo, a ver el flujo de un río.
Imaginé que mi maestro tendría algo que decirme sobre el tiempo y su comportamiento, pero el río seguía pasando y nosotros permanecíamos en silencio frente a aquel paisaje en transcurso, envejeciendo los tres juntos.



Conversaciones V


Un sábado por la mañana, discutía acerca del arte del relato con mi maestro.
Lo último que debes hacer al narrar una historia es desviar la atención abruptamente —me dijo—, sobre todo en un texto breve. No quieres perder al lector.
En ese momento sonó el timbre de la casa. Era un niño harapiento que traía un mensaje escrito en un papel. Decía: “Soy sordomudo. Cualquier moneda que…”.
—¿Conque eres sordomudo?
—Así es, señor.
—¿Y sabes lo que implica ser sordomudo?
—Sí, señor, lo sé.
—¿Y eres sordomudo todo el tiempo?
—De lunes a viernes y de nueva a seis, señor. Los fines de semana soy ciego. Debo haberme confundido de papel.
—No te preocupes. Te agradezco la visita —le dije, dándole las monedas que traía conmigo.
Mi maestro y yo nos tomamos el día.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Los que se van de Omelas, de Ursula K. Le Guin

Con un estruendo de campanas que hizo alzar el vuelo a las golondrinas, la Fiesta del Verano penetró en la deslumbrante ciudad de Omelas, cuyas torres dominan el mar. En el puerto, los gallardetes ponían notas multicolores en los aparejos de los buques. En las calles, entre las casas de tejados rojos y paredes encaladas, entre los tupidos jardines y en las avenidas flanqueadas de árboles, ante los enormes parques y los edificios públicos, avanzaban las procesiones. Algunas eran solemnes: ancianos vestidos con ropas grises y malvas, maestros artesanos de rostros graves, mujeres sonrientes pero dignas, llevando en brazos a sus chiquillos y charlando mientras avanzaban. En otras calles, el ritmo de la música era más rápido,  un estruendo de tambores y de platillos; y la gente bailaba, toda la procesión no era más que un enorme baile. Los chiquillos saltaban por todos lados, y sus agudos gritos se elevaban como el vuelo de las golondrinas por encima de la música y de los cantos. Todas la…

La puta de Mensa, de Woody Allen

Cuando se es investigador privado, uno ha de aprender a confiar en sus corazonadas. Por eso en el momento en que un tipo tembloroso como un flan llamado Word Babcock entró en mi oficina y puso las cartas sobre la mesa, debí haber hecho caso del escalofrío glacial que sacudió mi espinazo. —¿Kaiser? —preguntó—. ¿Kaiser Lupowitz? —Eso es lo que pone en mi licencia —admití. —Tiene que ayudarme. Me están haciendo un chantaje. ¡Por favor! Se agitaba como el animador de una orquesta de rumba. Le empujé un vaso por encima de la mesa y la botella de whisky que guardo a mano con propósitos no medicinales. —¿Qué le parece si se tranquiliza y me lo cuenta todo? —¿No... no se lo dirá luego a mi mujer? —-Hablemos claro, Word. No puedo hacerle promesas. Intentó servirse un trago, pero el tintineo podía oírse al otro lado de la calle, y la mayor parte del licor fue a parar a sus zapatos. —Soy un honrado trabajador —explicó—. Mantenimiento de máquinas. Construyo y reparo vibradores. Ya sabe... esos aparatitos …

Donde su fuego nunca se apaga, de May Sinclair

Me piden el cuento más memorable de cuantos he leído. Pienso en "El escarabajo de oro" de Poe, en "Los expulsados de Poker-Flat" de Bret Harte, en "Corazón de la tiniebla" de Conrad; en "El jardinero" de Kipling —o en "La mejor historia del mundo"—, en "Bola de sebo" de Maupassant, en "La para de mono" de Jacobs, en "El dios de los gongs" de Chesterton. Pienso en el relato del ciego Abdula en "Las mil y una noches", en O. Henry y en el infante don Juan Manuel, en otros nombres evidentes e ilustres. Elijo, sin embargo —en gracia de su poca notoriedad y de su valor indudable— el relato alucinatorio "Donde su fuego nunca se apaga", de May Sincalir. 
Recuérdese la pobreza de los Infiernos que han elaborado los teólogos y que los poetas han repetido; léase después este cuento. 

Jorge Luis Borges "Por qué eligió este cuento Jorge Luis Borges", El hogar, 26 de julio de 1935.

* * * * *