Ir al contenido principal

Una carta muy íntima, de Lazlo Moussong

Lazlo Moussong

Un impulso de acercarme a mis lectores me mueve a dar a conocer un documento que atañe a mi vida íntima: es una carta que escribí a mi más reciente novia, con la que le planteo el rompimiento de nuestras relaciones. Mi deseo de hacer público algo tan personal obedece a la esperanza de que me sirva para eso que llaman catarsis de modo que, al darlo a la luz pública, yo pueda superar el trauma. Sucede que durante el sexenio pasado, tan lleno de proyectos, planes, programas, sistemas, implementaciones, instrumentaciones, etcétera, ocupé bastante de mi tiempo en redactar y corregir documentos elaborados por los abundantes tecnólogos que enfocaron realidades e irrealidades v del país a través de brillantes metodologías administrativas que acabaron convirtiéndose en poco menos que moneda mexicana. Ese trabajo, inevitablemente, me influyó y afectó hasta lo más hondo de mi ser y de mi lenguaje; éste es mi trauma y el resultado consta en esta carta personal que dice así:


Amada Concepción Encarnación: Presento a tu fina consideración, para la toma de decisiones y los debidos ajustes a la planeación correspondiente, este documento en el que se describen los orígenes, desarrollo y solución del proceso de integración y posterior separación de nuestra relación, así como la fundamentación y programación a que ha dado lugar la situación enunciada relativa a mi determinación de que terminemos nuestra unión.

En lo sucesivo denominaremos como Factor M al elemento masculino de la relación (o sea, yo) y como Factor F al femenino (o sea, tú).

1. OBJETIVO DEL DOCUMENTO

Desarrollar un análisis de funcionalidad de las experiencias obtenidas entre los Factores M y F, para establecer objetivamente la justificación de la determinación adoptada en el sentido de llevar a efecto la separación definitiva de nuestros intereses y atractivos:

1.1. Eróticos
1.2. Recreativos
1.3. Intelectuales
1.4. Espirituales

2. ANTECEDENTES

Habiéndose diseñado los esquemas tradicionales de satisfactores cuya media estadística entre los Factores M y F dio los siguientes índices (porcentajes con base en el número de días de duración de la relación):

2.1. Satisfacciones eróticas: 
2.1.1. Intensas 1%
2.1.2. Medianas 2%
2.1.3. Inconclusas 54%
2.1.4. Simuladas 36%
2.1.5. No perceptibles 7%
2.2. Satisfacciones recreativas:
2.2.1. Paseos y diversiones 5%
2.2.2. Visitas a nuestras mamas 15%
2.2.3. Ver televisión 80%

2.3- Satisfacciones intelectuales y sociales:
2.3.1. Conciertos, teatro, cine, etc. 2%
2.3.2. Lecturas comunes 0%
2.3.3. Exposiciones con coctel 3%
2.3.4. Reuniones y fiestas 5%
2.3.5. Ninguna 90%

2.4. Satisfacciones espirituales (porcentajes con base en números absolutos):
2.4.1. Alguna 0%
2.4.2. Ninguna 100%

Y considerando también que, con base en el presupuesto de gastos que se desglosa en el Anexo I, puedes ser definida como un elemento inductivo para el Factor M hacia el consumismo a través de la imposición de necesidades superfluas.

Habiendo fracasado todo intento del Factor M para:

a) Capacitarte en algo.
b) Motivarte a la participación cultural.
c) Concientizarte para la programación de gastos.
d) Estimularte en el disfrute de satisfactores eróticos.
e) Adiestrarte en la elaboración de alimentos higiénicos, económicos y comestibles.
f) Desarrollar en ti facultades de comunicación social.
g) Establecer una conversación interesante, 
h) Evitar tu persona.

Se llega a la conclusión de que las expectativas previstas al iniciarse el programa de participación amorosa no fueron suficientemente evaluadas, ni se llevaron a efecto las encuestas elementales antes de que se diera por hecha la conurbación sexual correspondiente, etapa a la que debió llegarse hasta después de haberse obtenido una información suficiente y objetiva. En consecuencia, se fueron planteando en forma sucesiva las siguientes:

3. ALTERNATIVAS

3.1. Para el Factor M:
3.1.1. Separar la frecuencia de las entrevistas personales y de campo con el Factor F. y
3.1.2. Alternar entrevistas personales con el Factor F, con entrevistas con Factores Fl, F2, F3, etcétera.
3.1.3. Plantear decididamente al Factor F la conveniencia de que modifique sus programas a corto, mediano y largo plazos con respecto al Factor M.
3.2. Para el Factor F:
3.2.1. Quedarse programada durante sus tiempos libres por falta de participación, estímulos y asistencia del factor M.
3.2.2. Procurarse entrevistas con Factores MI, M2, M3, etcétera.
3.2.3- Acudir a recursos naturales como el llanto, la noticia de que el Factor M será padre, los reproches escalonados y otros de menor estrategia hasta su agotamiento al no encontrar receptor sensibilizado en el Factor M.

3.3. Para ambos Factores:
3.3.1. Cancelar los programas, operaciones, y presupuestos, por acuerdo unánime de ambos o votación mayoritaria de dos, evitando procedimientos retardatorios como serían auditorias sentimentales, solicitudes de orientación e información, ajustes de cuentas, reparación de equipos usados, devoluciones, balances de pérdidas y ganancias, y demás trámites burocratizantes e ineficaces.

4. CONCLUSIÓN

En consecuencia, y habiendo considerado como la más factible, actualizada y eficiente la alternativa 3.3.1., hago de tu tierno y oportuno conocimiento su pronta aplicación, simultánea con la cancelación y liquidación definitiva y a corto plazo de este Programa de Estructuración e Instrumentación amorosa.
Tuyo, hasta la implementación y ejecución conducente de la conclusión indicada, te expreso las seguridades de mi más tierna consideración:

Lazlo

[Tomado de Relatos mexicanos posmodernos, Alfaguara, México, 2001]

Comentarios

Entradas populares de este blog

La puta de Mensa, de Woody Allen

Cuando se es investigador privado, uno ha de aprender a confiar en sus corazonadas. Por eso en el momento en que un tipo tembloroso como un flan llamado Word Babcock entró en mi oficina y puso las cartas sobre la mesa, debí haber hecho caso del escalofrío glacial que sacudió mi espinazo. —¿Kaiser? —preguntó—. ¿Kaiser Lupowitz? —Eso es lo que pone en mi licencia —admití. —Tiene que ayudarme. Me están haciendo un chantaje. ¡Por favor! Se agitaba como el animador de una orquesta de rumba. Le empujé un vaso por encima de la mesa y la botella de whisky que guardo a mano con propósitos no medicinales. —¿Qué le parece si se tranquiliza y me lo cuenta todo? —¿No... no se lo dirá luego a mi mujer? —-Hablemos claro, Word. No puedo hacerle promesas. Intentó servirse un trago, pero el tintineo podía oírse al otro lado de la calle, y la mayor parte del licor fue a parar a sus zapatos. —Soy un honrado trabajador —explicó—. Mantenimiento de máquinas. Construyo y reparo vibradores. Ya sabe... esos aparatitos …

Los que se van de Omelas, de Ursula K. Le Guin

Con un estruendo de campanas que hizo alzar el vuelo a las golondrinas, la Fiesta del Verano penetró en la deslumbrante ciudad de Omelas, cuyas torres dominan el mar. En el puerto, los gallardetes ponían notas multicolores en los aparejos de los buques. En las calles, entre las casas de tejados rojos y paredes encaladas, entre los tupidos jardines y en las avenidas flanqueadas de árboles, ante los enormes parques y los edificios públicos, avanzaban las procesiones. Algunas eran solemnes: ancianos vestidos con ropas grises y malvas, maestros artesanos de rostros graves, mujeres sonrientes pero dignas, llevando en brazos a sus chiquillos y charlando mientras avanzaban. En otras calles, el ritmo de la música era más rápido,  un estruendo de tambores y de platillos; y la gente bailaba, toda la procesión no era más que un enorme baile. Los chiquillos saltaban por todos lados, y sus agudos gritos se elevaban como el vuelo de las golondrinas por encima de la música y de los cantos. Todas la…

Donde su fuego nunca se apaga, de May Sinclair

Me piden el cuento más memorable de cuantos he leído. Pienso en "El escarabajo de oro" de Poe, en "Los expulsados de Poker-Flat" de Bret Harte, en "Corazón de la tiniebla" de Conrad; en "El jardinero" de Kipling o en "La mejor historia del mundo", en "Bola de sebo" de Maupassant, en "La para de mono" de Jacobs, en "El dios de los gongs" de Chesterton. Pienso en el relato del ciego Abdula en "Las mil y una noches", en O. Henry y en el infante don Juan Manuel, en otros nombres evidentes e ilustres. Elijo, sin embargo en gracia de su poca notoriedad y de su valor indudable el relato alucinatorio "Donde su fuego nunca se apaga", de May Sincalir. 
Recuérdese la pobreza de los Infiernos que han elaborado los teólogos y que los poetas han repetido; léase después este cuento. 

Jorge Luis Borges "Por qué eligió este cuento Jorge Luis Borges", El hogar, 26 de julio de 1935.

* * * * *