Ir al contenido principal

Manual de civismo (fragmentos), de Pierre Louÿs

Pierre Louÿs
GLOSARIO

Nos ha parecido inútil explicar las palabras: coño, raja, ojo del culo, verga, rabo, polla, cojones, correrse (verbo), corrida (sust.), empalmar, masturbar, chupar, lamer, mamar, follar, fornicar, endiñar, meterla, encular, gozar, consolador, tortillera, lesbiana, sesenta y nueve, gatita, mimi, puta, burdel, pues son familiares a todas las jovencitas.



I. REGLAS DE URBANIDAD

EN CASA

* No salgas al balcón para escupir a la gente; sobre todo si tienes la boca llena de leche.
* No metas un consolador en la boca de un bebé para que pruebe la leche que queda en los cojones de goma, sobre todo si no estás completamente segura de que tu amiga no es sifilítica.
* No cuelgues el consolador en la cabecera de tu cama. Esos instrumentos se colocan debajo de la almohada.

EN LA MESA

* Si te preguntan qué bebes en las comidas, no contestes: "Sólo bebo leche recién masturbada".
* Si masturbas a tu vecino, hazlo con el mayor disimulo para que nadie se dé cuenta.
* No escondas un consolador en la bandeja de frutas para que se rían las chicas a la hora de los postres.
* Si todavía eres impúber, no te frotes con un puñado de fresas entre las piernas para enseñar a todo el mundo que ya tienes la regla.
* Cuando has utilizado un plátano para divertirte en plan solitario o para masturbar a una amiga, no vuelvas a colocarlo en el frutero sin haberlo secado cuidadosamente.
* Si vacías a escondidas la mitad de una botella de champán, no te mees dentro para volverla a llenar.
* No le sugieras al cocinero que se la meta por el culo a un guajolote asado, sin haberte asegurado que el cocinero está totalmente sano.

EN CLASE

* No dibujes en la pizarra las partes sexuales de la maestra, sobre todo cuando te las enseñó confidencialmente.
* No digas que el mar Rojo se llama así porque tiene forma de coño; ni que Florida es la verga de América; ni que Jungfrau (*) no puede seguir llamándose de ese modo desde que los alpinistas la han desvirgado. Todas ellas serán observaciones ingeniosas, pero fuera de lugar en la boca de una niña.
* No te mojes el dedo con la lengua o en el coño para pasar las páginas.

(*) Virgen.

DE VISITA

* Ponte los guantes antes de entrar, sobre todo si te has masturbado en el ascensor.
* Di: "¿Qué tal señora, cómo está usted?", pero no le preguntes a una señora casada: "¿Se la culearon bien anoche?", porque en la mayoría de los casos no sabrá qué contestarte.
* En una fiesta de etiqueta, no agarres el pañuelo de un señor para secarte las partes vergonzosas, aunque estés segregando por su culpa.
* Si descubres manchas rojas en el  bigote de un chico, no le digas ante todo el mundo: "¿Así que la señora X... tiene la regla?". Se crearía un silencio incomodísimo.
* No preguntes a una comediante dónde pasó sus años de burdel. Infórmate discretamente a través de sus amigas.

REGALOS

* Si llevas en un medallón un bucle de pelitos del culo de tu amiguita, explica sencillamente que son cabellos.
* El regalo más bonito que puede hacer una chica es la virginidad. Como la de adelante sólo puede ofrecerse una sola vez, ofrece cien veces la de atrás y de ese modo ofrecerás cien regalos.
* Regla sin excepciones: No agarres el pene del que baila contigo si todavía no está empalmando. Con una rápida mirada evitarás el error.
* Cuando un señor, detrás de un mueble, se corre en tu mano, es mejor chuparse los dedos que pedir una servilleta.
* Una chica bien educada no se mea en el piano.

JUEGOS

* No le pidas permiso a una señora de disfrutar con su hija. Dile "jugar" que es más decente.
* Si propones jugar a "enséñame la verga y verás mi culo", asegúrate de que no hay personas mayores vigilando.
* Y también toma precauciones cuando juegues a "ver quién hace la marranada más gorda". Es el juego preferido de las muchachitas; pero los padres no lo aprueban nunca.
* Ponerse miel entre las piernas para hacerse lamer por un perro, digamos que está permitido, pero es inútil tratar de hacer lo mismo con él para devolverle el favor...
* Cuando juegues caliente-frío, si estás de rodillas delante de un muchacho, no te pongas a chupársela pues no podrás contestar las preguntas del juego.
* No masturbes a un chico por la ventana; nunca se sabe sobre quién puede caer la cosa.

EN LA CALLE

* Darle dos pesos a un pobre porque no tiene qué comer está muy bien; pero chupársela porque no tiene amante, sería demasiado: no tienes por qué.
* Si en medio de la multitud notas que una mano misteriosa te palpa el culo, abre ampliamente las piernas para darle facilidades.
* No se la chupes a los señores en los urinarios antes de la una del mediodía.

EN LAS TIENDAS

* Al salir del lavabo, no pidas una reducción de la propina alegando que sólo te masturbaste.
* No entres en una peluquería para que te ricen los pelos del coño.

EN EL MUSEO

* No te subas a los zócalos de las estatuas antiguas para hacer marranadas con sus órganos viriles. No hay que tocar los objetos expuestos; ni con la mano, ni con el culo.
* No dibujes bucles negros sobre el pubis de las Venus desnudas. Si el artista representó a la diosa sin pelos, es porque Venus se afeitaba el coño.

EN EL TEATRO

* No metas la mano a tu vecino para saber si el ballet le hace ponerse en erección.
* Si te das cuenta que una bailarina tiene el pelo rubio y los sobacos negros, no preguntes en voz alta por qué.
* Tampoco debes decir en voz alta: "¡Esa es es la morenaza que se acuesta con papá!". Sobre todo si tu señora madre te acompaña.
* No preguntes por qué el guapo tenor no se tira a la soprano que canta como si estuviera en pleno orgasmo. Es poco habitual en escena.

EN LA IGLESIA

* Una niña que se despierta tiene que haber acabado de masturbarse antes de empezar a rezar.
* Cuando estás cerca de una dama que se arrodilla, no le preguntes si esa postura le recuerda momentos de ternura.
* Si se la chupas a un señor antes de comulgar, no te tragues la leche: no estarías en ayunas, lo cual es un grave pecado.
* No te masturbes en el confesionario para que te den la absolución después.
* Cuando cuentes todas tus marranadas al buen cura que te escucha, no le preguntes si eso le produce una erección.

EN EL HOTEL

* No le llames al camarero a las once de la noche para pedirle un plátano. A esas horas pide una vela.
* No preguntes en recepción si la camarera sabe masturbar. Pregúntaselo a ella misma.
* No salgas a la ventana para llamar a la gente, aunque te mueras de ganas de culear y no tengas a nadie cerca.

EN EL CAMPO

* No hagas anunciar por el pregón del pueblo que has perdido tu virginidad. El tipo que la encontró no te la devolverá.
* No masturbes a siete u ocho campesino para tomar su leche en un vaso con azúcar. Eso te daría mala reputación en la zona.

EN EL MAR

* Al estar cerca de un señor que se baña, no le agarres por los cojones a pesar de las facilidades que ofrezca el bañador. No te masturbes haciendo el muerto, se notaría.
* Mientras te bañas no le pidas permiso a las personas que te rodean para hacer pipí, hazlo sin permiso.
* Si un señor te pregunta por qué no te bañas, no le contestes: "Es que tengo la regla".

CON EL EXCELENTÍSIMO SEÑOR PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

* Si sabes que es un habitual del burdel en el que prostituyes tu boquita, no se te ocurra llamarlo "gran bebé" ante su estado militar.
* No le llames "viejo sátiro" y le reclames cien mil francos de chantaje como precio a tu discreción.
* Si te hace raptar discretamente y se precipita sobre tu culo para saciar su lubricidad, nada te obliga a dejarte violar por el jefe de Estado.
* Si el Señor Presidente de la República se muriera de repente mientras estás degustando su esperma, puedes explicar la historia a todo el mundo: no te perseguirán. Existen varios precedentes.


II. DEBERES CON LA FAMILIA, DIOS Y EL PRÓJIMO

DEBERES PARA CON TU PADRE

* Cuando tu señor padre se acerque donde estás con tus amigos o conocidos que te rodean, no digas: "¡Ahí viene el cornudo!", y, si lo dices, dilo bajito.
* Si te sientas sobre el muslo izquierdo de tu señor padre, no se te ocurra frotarte el culo sobre su verga para que tenga una erección, a menos que estés a solas con él.
* Si tu señor padre te pide que se la chupes, no digas estúpidamente que su verga huele al coño de la sirvienta. Podría preguntarte cómo has reconocido el olor.
* Si tu señor padre se digna a eyacular de vez en cuando dentro de tu boquita, acéptalo con los ojos bajos, como un gran honor del que no eres digna. Sobre todo no se te ocurra contárselo en plan vanidoso a tu madre.

DEBERES PARA CON TU MADRE

* Por la noche, cuando tu señora madre venga a darte el beso y las buenas noches, espera para masturbarte a que haya salido de la habitación.
* Si tu señora madre te pregunta, cariñosa, a quién prefieres besar, no se te ocurra contestarle: "A mí lo que me gusta es el coño de la criada".
* Cuando vayas a casa de uno de tus amantes, del que tiene la costumbre de encularte, no te pintes el ojo del culo en el peinador de tu madre, y menos con el carmín con que se pinta los labios.
* Si el amante de tu madre llega demasiado pronto y tu señora madre le dice que espere, ayúdalo a tener una erección, pero no se la chupes.
* Si descubres que eres hija del amante y no del marido, no llames a ese señor "papá" delante de veinticinco personas.

DEBERES PARA CON TU HERMANO

* No hay nada más miserable que una chica que ve una erección en su hermano y no hace nada para calmarlo.
* Masturba a tu hermano en su cama, no en la tuya. Eso podría comprometerte.
* La mayoría de las chiquitas se hacen desvirgar por su hermano, lo cual presenta menos inconvenientes que la intervención de un extraño. Si tu hermano se te monta a las tres de la madrugada y te coloca amablemente su verga en el culo, no le contestes que tienes sueño.

DEBERES PARA CON TU HERMANA

* Cuando tu hermana está de rodillas en camisón  y dice la oración de la noche, no le metas la lengua en el culo, a menos que ella te lo pida.
* Si encuentras a un señor desnudo en la cama de tu hermana no se te ocurra ir a contárselo a tu padre. La visita no es para él.
* Si tu hermanita tiene pelos en el coño antes que tú, no se los arranques con el pretexto de que es injusto.
* Cuando tu hermana se marche al baile no escribas detrás de su vestido blanco: "Encúleme, señor, por favor". Abstente de cualquier inscripción de este tipo.
* No se te ocurra contarle a nadie que tu hermana se pone la almohada entre las piernas, se frota con ella y la llama Pepito.
* No te rías de tu hermana si no se deja encular. Una muchacha de la buena sociedad tiene absoluta libertad para decidir cuál de los dos agujeros quiere ofrecer a sus amantes.

DEBERES PARA CON DIOS

* Todas las noches, antes de hacerte masturbar, reza tus praciones humildemente arrodillada.
* Admira la bondad de Dios que da a cada chiquita un coño para meter en él todas las vergas del mundo, y que, para variar tus placeres, te permite reemplazar el pene por la lengua, la lengua por el dedo, el coño por el culo, y el culo por la boca.
* Bendícelo por haberte infundido el deseo de correrte y por haber creado mil medios para que lo consigas.
* Si deseas un amante, pídeselo, te lo dará. Si lo que quieres es una lesbiana, pídesela sin avergonzarte. Dios lee en tu corazón. Es imposible engañarle.
* Algunas chiquitas demasiado vigiladas compran una pequeña virgen de marfil y la utilizan como consolador. este uso está condenado por la iglesia. En cambio, puedes utilizar un cirio, siempre y cuando esté bendecido.

DEBERES PARA CON EL PRÓJIMO

* Empápate de esta verdad: todas las personas presentes, sea cual fuere su sexo y su edad, tienen ganas secretas de que se la chupes, pero la mayoría no se atreven a pedírtelo.
* De modo que, en primer lugar, debes respetar la hipocresía humana, a la que también se llama virtud, y no digas nunca a un señor delante de quince personas: "Enséñame la verga, yo te enseñaré la raja". Seguro que no te la enseñará.


III. REGLA PRÁCTICAS DE ACTIVIDAD SOCIAL

La mayoría de los consejos que prosiguen derivan de los principios precedentes

RÚBRICA ESPECIAL PARA HACERSE DESVIRGAR

* Cuando tengas ocho años cumplidos, si se te piden la virginidad, hay que darla; si no te la piden, hay que ofrecerla amablemente.
* Si el señor prefiere desvirgar primero tus pequeñas nalgas, preséntalas inmediatamente: él es quien debe escoger el camino que más le plazca.
* Si te desvirgan sobre la yerba, o en un banco de jardín, o en un coche, o en la taza del W.C., o en la bodega, o en el granero, no te quejes porque no estás cómodamente acostada. Se jode donde se puede.

CON UN AMANTE

* Ten todos los amantes que te apetezcan, pero no les cuentes a los jóvenes lo que haces con los viejos. Ni a la inversa.
* No te olvides de decir "por favor" cuando pides una verga y de contestar "gracias" cuando te la den.

EN LA CAMA CON UN SEÑOR

* Si los reversos de la fortuna obligan a tu padres a prostituirte antes de la edad legal, muéstrate digna dela confianza que te dan y demuéstrales que no se equivocaron al alabar tus jóvenes talentos.
* Encerrada con un viejo, no te desnudes de repente. Deja que hurgue entre tus faldas y que meta sus venerables dedos en la parte de tu cuerpo que más le guste.

EN CAMA CON UNA AMIGA

* Cuando estás acostada con una amiga, métele la mano en el coño; no esperes a que te lo pida.
* No te rías de una jovencita porque aún es virgen. Hay desafortunadas que nunca han hecho que nadie tenga una erección.
* Si tu amiga o sabe lamer bien el sitio en que te acaricia, sería de muy mal gusto meársele en toda la cara en un arrebato de ira.

PARA CHUPARLA

* No le preguntes jamás a un señor de la buena sociedad: "¿Debo chupársela?" Son las chicas de la calle las que se expresan de este modo. Dile bajito en el oído: "¿Quiere usted mi boca?".
* Si se la chupas a un señor que no conocías, no te dediques a lamerle la verga de arriba a abajo y por detrás de los cojones. Ante tanta sabiduría se formaría una mala opinión de tu pasado.
* Si al señor se le baja delante de tus labios, no lo achaques a su falta de virilidad sino a tu propia inexperiencia.
* Si se muere, empieza por abrocharle la bragueta antes de llamar a la criada, y no cuentes jamás en qué circunstancias rindió su alma a Dios.

CON LOS DOMÉSTICOS

* Si eres una niñita muy jodedora, si te pasas la vida con el camisón impregnado de esperma y las sábanas llenas de manchas masturba un poco a la criada para que se calle.
* No se la chupes al ayuda de cámara en presencia de la cocinera. Se pondría celosa y te denunciaría.
* Al subir al coche de tus padres no beses al chofer en el cuello, aunque le estés muy agradecida porque te culeó seis veces seguidas.

SUPERSTICIONES

* A los hombres se les coge poniéndoles sal en la punta de la cola, luego se les chupa hasta que la sal se deshaga.
* Si sois trece haciendo el amor en la misma cama, no envíes a tu amiga a masturbarse sola debajo de la mesilla de noche. Más vale invitar a la hija de la portera para que seáis catorce.
* Asimismo, si un amante te pega trece polvos en una noche, no le impidas levantarse hasta que haya marcado el catorce.
* Antes de meterte un consolador en el culo, no exijas que el instrumento esté bendecido por el arzobispo. Algunos prelados se negarían a hacerlo.

APÉNDICE:
LÉXICO ADECUADO PARA EL TRATO SOCIAL

* No digas: "Mi coño". Di: "Mi corazón".
* No digas: "Tengo ganas de joder". Di: "Estoy nerviosa".
* No digas: "Voy a masturbarme". Di: "Vuelvo enseguida".
* No digas: "Cuando tenga pelos en el culo". Di: "Cuando sea mayor".
* No digas: "Es una chica que se masturba hasta reventar". Di: "Es una sentimental".
* No digas: "Es la tía más puta que me he echado en cara". Di: "Es una chica encantadora".
* No digas: "Se deja encular por todo el que se lo pide". Di: "Es muy coqueta".
* No digas: "La la he visto culear por los dos agujeros". Di: "Es una ecléctica".
* No digas: "Tiene erecciones como un caballo". Di: "Es un buen mozo".
* No digas: "Tiene la verga demasiado grande para mi boca". Di: "Me siento como una niña cuando hablo con él".
* No digas: "Cuando se la chupas se corre enseguida". Di: "Es muy vivo, muy espontáneo".
* No digas: "Tengo doce consoladores en el cajón de la mesilla de noche". Di: "Nunca me aburro sola".
* Evita las comparaciones arriesgadas. No digas: "Duro como una verga, redondo como un cojón, morado como mi coño, salado como el esperma, no es más grande que mi coñito", y demás expresiones no admitidas por el diccionario de la Real Academia.


Traducción de Juan Vulpes

[Tomado de Manual de civismo, Ediciones Coyoacán, México, 2001.]

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los que se van de Omelas, de Ursula K. Le Guin

Con un estruendo de campanas que hizo alzar el vuelo a las golondrinas, la Fiesta del Verano penetró en la deslumbrante ciudad de Omelas, cuyas torres dominan el mar. En el puerto, los gallardetes ponían notas multicolores en los aparejos de los buques. En las calles, entre las casas de tejados rojos y paredes encaladas, entre los tupidos jardines y en las avenidas flanqueadas de árboles, ante los enormes parques y los edificios públicos, avanzaban las procesiones. Algunas eran solemnes: ancianos vestidos con ropas grises y malvas, maestros artesanos de rostros graves, mujeres sonrientes pero dignas, llevando en brazos a sus chiquillos y charlando mientras avanzaban. En otras calles, el ritmo de la música era más rápido,  un estruendo de tambores y de platillos; y la gente bailaba, toda la procesión no era más que un enorme baile. Los chiquillos saltaban por todos lados, y sus agudos gritos se elevaban como el vuelo de las golondrinas por encima de la música y de los cantos. Todas la…

La puta de Mensa, de Woody Allen

Cuando se es investigador privado, uno ha de aprender a confiar en sus corazonadas. Por eso en el momento en que un tipo tembloroso como un flan llamado Word Babcock entró en mi oficina y puso las cartas sobre la mesa, debí haber hecho caso del escalofrío glacial que sacudió mi espinazo. —¿Kaiser? —preguntó—. ¿Kaiser Lupowitz? —Eso es lo que pone en mi licencia —admití. —Tiene que ayudarme. Me están haciendo un chantaje. ¡Por favor! Se agitaba como el animador de una orquesta de rumba. Le empujé un vaso por encima de la mesa y la botella de whisky que guardo a mano con propósitos no medicinales. —¿Qué le parece si se tranquiliza y me lo cuenta todo? —¿No... no se lo dirá luego a mi mujer? —-Hablemos claro, Word. No puedo hacerle promesas. Intentó servirse un trago, pero el tintineo podía oírse al otro lado de la calle, y la mayor parte del licor fue a parar a sus zapatos. —Soy un honrado trabajador —explicó—. Mantenimiento de máquinas. Construyo y reparo vibradores. Ya sabe... esos aparatitos …

Donde su fuego nunca se apaga, de May Sinclair

Me piden el cuento más memorable de cuantos he leído. Pienso en "El escarabajo de oro" de Poe, en "Los expulsados de Poker-Flat" de Bret Harte, en "Corazón de la tiniebla" de Conrad; en "El jardinero" de Kipling —o en "La mejor historia del mundo"—, en "Bola de sebo" de Maupassant, en "La para de mono" de Jacobs, en "El dios de los gongs" de Chesterton. Pienso en el relato del ciego Abdula en "Las mil y una noches", en O. Henry y en el infante don Juan Manuel, en otros nombres evidentes e ilustres. Elijo, sin embargo —en gracia de su poca notoriedad y de su valor indudable— el relato alucinatorio "Donde su fuego nunca se apaga", de May Sincalir. 
Recuérdese la pobreza de los Infiernos que han elaborado los teólogos y que los poetas han repetido; léase después este cuento. 

Jorge Luis Borges "Por qué eligió este cuento Jorge Luis Borges", El hogar, 26 de julio de 1935.

* * * * *