Ir al contenido principal

"Confesión de un triunfador", de Carlos Monsiváis

Por supuesto que no me fue fácil llegar adonde estoy. Si la vida no está sembrada de rosas, hay muchas espinas, Alicia, no se olvide. Batallé mucho, me las vi negras, hubo noches enteras que las pasé llorando como un niño. Por cierto que eso me sugiere el tema de una próxima canción. Pero no apunte eso, eso va fuera de la entrevista. Ahora no puedo negar que he tenido suerte. Dios me ha ayudado y el público me ha favorecido. Ahora que algo he de tener ¿no? porque ya ve que me presentaron como "los cuatro Beatles enfundados en un trajecito de Macazaga". Déjeme continuar: sí, las pasé duras desde que me vine de provincia. no conocía a nadie y nadie confiaba en mí. ¡Qué se iban a imaginar! Ahora que yo traía mi onda desde niño: pregúntele a mi madre cómo me gustaban las cosas de Guty y de Palmerín y del maestro Lara. Un día vi al maestro Lara en mi pueblo natal. Yo era muy chico y no me atreví a acercármele. Estoy seguro de que él ni le pasó por aquí que a ese escuincle que lo miraba un día lo iban a considerar su sucesor. ¡Cosas de la vida! El caso es que vine a la capital y empecé a trabajar en lo que pude. No soy mal acompañante y para mí el piano es como una novia: jamás me canso de acariciarlo, de entregarme al teclado como una ola que regresa al mar. Y también cantaba, hacía mis pinitos en eso: puro bolero, la sensibilidad del bolero me emociona, es como la seda donde se envuelve el alma ¿ve, Alicia? Y si uno está triste o lo acaba de dejar la mujer amada o si uno está que hierve del puro amor o si lo engañan o no lo quieren o si ella no está y a uno se lo lleva la tristeza o, ¿por qué no?, si uno quiere vengarse del abandono, pues allí está el bolero. La canción ranchera es otra cosa. Es como menos íntima, como que hay cosas que no pueden contarse delante de los mariachis. El bolero sí, aparte de todo, aparte dela complicidad de las guitarras, tiene una filosofía tan padre y tan bonita, enseña tanto sobre la vida. Yo le juro, Alicia, aprendí más frente a una taza de Nescafé oyendo a Olga Guillot que leyendo artículos disque muy profundos. Si hay veces en que sólo se necesita una cuba libre y un buen tocadiscos y unos sándwiches de paté (yo soy muy comilón cuando me inspiro) y claro, a continuación un piano. Pero déjeme continuar: Yo componía y tocaba y cantaba y me hice algunas amistades que me ayudaron promoviendo mis canciones: cantantes, vocalistas de éxito, gente buena, personas amables. Grabé un disco que no pegó. Allí me di cuenta que yo sólo debía grabar mis propias cosas, que ésas sí las entendía, que vibraban conmigo puesto que eran hijas de mi imaginación. Luego vino este año y lo demás es historia, como tanto me han dicho. Pegó el primer trancazo y luego otro y era como si la suerte viniera en cascada y salió mi primer disco y se vendió como pan caliente. Todo mundo quiere grabarme lo que voy sacando, tengo programa de tele, las mujeres me quieren mucho (eso pone a mi señora muy celosa, pero luego se calma ¿qué voy a hacer? Así de seriecito como me ven tengo mi pegue y ahora mucho más que antes). Estoy muy contento. Dios me ha ayudado mucho y la vida se me ha vuelto como un rosal florido. Eso es lo que quiero poner en mis canciones: la poesía que llevo en el corazón, la poesía del alma. ¿Por qué he triunfado? Quizás por eso: porque soy mexicano y soy sentimental y sufro mucho cuando me enamoro. Y porque sé tantito de poesía: hace años me compré un "Diccionario de la rima" y viera lo útil que me ha sido. Aunque lo de la rima es intuitiva, creo yo; para mí la poesía es un don, un regalo del cielo para nuestro consuelo. Le digo que ya hago poesía hasta sin darme cuenta. Ahora que también he tenido éxito porque ya la gente estaba cansada del a-go-go. Si somos latinos de naturaleza romántica ¿qué demonios nos importan esos ritmos extraños? ¿Quién lleva serenata con "Hey Lupe"? A la gente le gusta suspirar, evocar el rostro querido. ¿Qué opino de mis críticos?  No los entiendo, Alicia, se lo juro. no me imagino qué quieren de un compositor popular. Uno le canta al pueblo para que el pueblo cante lo de uno. La gente es sencilla, es humilde, es enamorada. ¿A poco cambian los sentimientos de una época a otra? Yo salí tan entrón para el amor como mi abuelo. A usted le consta cómo se oyen mis cosas. Es que el amor es eterno y hay que seguir mirando a la luna con las manos entrelazadas. O no hay luna. No, no por comercialismo, sino porque así debe ser. Yo he triunfado por algo, por entregarme a mis canciones, por dejar el corazón en el teclado. Además soy un compositor blanco, para todas las edades. No compongo nada que mis hijos no pudiesen cantar. Hago música para las familias. No soy intelectual. ¡Qué va! Para eso, me sobra todavía corazón. Espero seguir disfrutando del cariño del público. la semana que viene sale mi cuarto elepé. Sí, ya que usted lo dice, lo reconozco con humildad: yo soy el triunfador de estos años de México. 

[1967]

[Tomado de  Días de guardar,  México, ERA, 1980]

Comentarios

Entradas populares de este blog

La puta de Mensa, de Woody Allen

Cuando se es investigador privado, uno ha de aprender a confiar en sus corazonadas. Por eso en el momento en que un tipo tembloroso como un flan llamado Word Babcock entró en mi oficina y puso las cartas sobre la mesa, debí haber hecho caso del escalofrío glacial que sacudió mi espinazo. —¿Kaiser? —preguntó—. ¿Kaiser Lupowitz? —Eso es lo que pone en mi licencia —admití. —Tiene que ayudarme. Me están haciendo un chantaje. ¡Por favor! Se agitaba como el animador de una orquesta de rumba. Le empujé un vaso por encima de la mesa y la botella de whisky que guardo a mano con propósitos no medicinales. —¿Qué le parece si se tranquiliza y me lo cuenta todo? —¿No... no se lo dirá luego a mi mujer? —-Hablemos claro, Word. No puedo hacerle promesas. Intentó servirse un trago, pero el tintineo podía oírse al otro lado de la calle, y la mayor parte del licor fue a parar a sus zapatos. —Soy un honrado trabajador —explicó—. Mantenimiento de máquinas. Construyo y reparo vibradores. Ya sabe... esos aparatitos …

Los que se van de Omelas, de Ursula K. Le Guin

Con un estruendo de campanas que hizo alzar el vuelo a las golondrinas, la Fiesta del Verano penetró en la deslumbrante ciudad de Omelas, cuyas torres dominan el mar. En el puerto, los gallardetes ponían notas multicolores en los aparejos de los buques. En las calles, entre las casas de tejados rojos y paredes encaladas, entre los tupidos jardines y en las avenidas flanqueadas de árboles, ante los enormes parques y los edificios públicos, avanzaban las procesiones. Algunas eran solemnes: ancianos vestidos con ropas grises y malvas, maestros artesanos de rostros graves, mujeres sonrientes pero dignas, llevando en brazos a sus chiquillos y charlando mientras avanzaban. En otras calles, el ritmo de la música era más rápido,  un estruendo de tambores y de platillos; y la gente bailaba, toda la procesión no era más que un enorme baile. Los chiquillos saltaban por todos lados, y sus agudos gritos se elevaban como el vuelo de las golondrinas por encima de la música y de los cantos. Todas la…

Donde su fuego nunca se apaga, de May Sinclair

Me piden el cuento más memorable de cuantos he leído. Pienso en "El escarabajo de oro" de Poe, en "Los expulsados de Poker-Flat" de Bret Harte, en "Corazón de la tiniebla" de Conrad; en "El jardinero" de Kipling o en "La mejor historia del mundo", en "Bola de sebo" de Maupassant, en "La para de mono" de Jacobs, en "El dios de los gongs" de Chesterton. Pienso en el relato del ciego Abdula en "Las mil y una noches", en O. Henry y en el infante don Juan Manuel, en otros nombres evidentes e ilustres. Elijo, sin embargo en gracia de su poca notoriedad y de su valor indudable el relato alucinatorio "Donde su fuego nunca se apaga", de May Sincalir. 
Recuérdese la pobreza de los Infiernos que han elaborado los teólogos y que los poetas han repetido; léase después este cuento. 

Jorge Luis Borges "Por qué eligió este cuento Jorge Luis Borges", El hogar, 26 de julio de 1935.

* * * * *